Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 16 julio 2014
Colegio de Ingenieros de Montes de CLM

Inversión, la mejor defensa del Medio Ambiente

Marcar como favorita Enviar por email
OPINIÓN 3 Comentarios

Con la llegada del verano muchos son los colectivos preocupados por la defensa de los montes. Los presupuestos y medios destinados a la extinción de incendios forestales, parecen ser los únicos aspectos que se examinan por parte de los agentes sociales, importando poco la gestión forestal que se realiza en los montes el resto del año. El tener de todo para el peor de los casos, no es la solución, sino una práctica antieconómica que debe evitarse.

En los últimos años los servicios de extinción de incendios forestales de las comunidades autónomas han evolucionado muchísimo en su profesionalización. Son servicios que cuentan con grandes expertos  que merecen el mayor de los respetos, desarrollando un trabajo esencial y de gran responsabilidad para la defensa del Medio Ambiente y de la vida las personas. Unos defensores que son recordados cada 17 de Julio desde el año 2006 en el que se conmemora en Castilla- La Mancha el Día del Defensor del Medio Ambiente.


En cambio, los servicios de extinción no son los únicos que defienden el monte. El dicho, no hay mejor defensa que un buen ataque, ejemplifica claramente lo que la defensa del monte debería ser: un aprovechamiento constante todo el año de los recursos que genera el mismo través de la gestión forestal sostenible, porque un monte sin aprovechar se pierde: se hace viejo, no se regenera y es atacado por enfermedades e incendios.
Los montes representan un sector estratégico clave para el desarrollo de nuestro país, en lo económico, ecológico y social.  Albergan un capital natural que debemos conservar y rentabilizar, porque como cualquier capital, son las rentas las que generan riqueza: La captura de CO2, la depuración del agua a través del suelo o la retención de este, son rentas ambientales que necesitamos incrementar y mejorar en calidad. Las rentas económicas producidas en los montes deben ser la garantía para su conservación y mejora. Pero la obtención de estos beneficios pasa por el conocimiento y la movilización de los recursos naturales. Ésta última no es barata ni sencilla, principalmente por la falta de infraestructuras que lo hagan rentable, por la falta de investigación para desarrollar nuevos productos forestales o por la creciente normativa cada vez más restrictiva. Lo realmente complicado es querer movilizar unos recursos forestales que la mayoría de las veces sus propietarios desconocen: el volumen de productos que se pueden generar, la tipología de los mismos o el valor que tienen en los mercados.


La ordenación del monte es una herramienta fundamental que permite, entre otras cosas, poder estimar todos los bienes y servicios que el monte produce, pudiendo planificar su aprovechamiento a la vez que la masa forestal se renueva y se mejoran los procesos ecológicos que realiza. Difícilmente se puede rentabilizar una capital natural que se desconoce si no se cuenta con uno de estos instrumentos. Gracias a una buena ordenación del monte se consiguen las mejores materias primas que demandan los mercados de la forma más competitiva, se evita la ignición y propagación de incendios en ausencia de combustibles muertos y con ello toda la sociedad ahorra en extinción de incendios y en restauración de suelos y cubiertas vegetales. La planificación forestal contribuye a crear trabajo estable en los núcleos rurales donde el monte es lo único que tienen a su alrededor, el mejor desarrollo rural que se puede ofrecer.


Estos trabajos técnicos de ordenación de montes llevan desarrollándose en España durante más de 150 años por los Ingenieros de Montes y han permitido la conservación de nuestro medio ambiente a través de la gestión forestal sostenible. Ahora más que nunca nuestros montes necesitan de ordenación, gestión e inversión, porque defender los montes y el Medio Ambiente es algo más que gastar grandes cantidades de dinero  para defender un capital natural que se infrautiliza, y como todo capital, debe ser gestionado para obtener las máximas rentas económicas, ambientales y sociales.  


En estos momentos, de búsqueda constante de alternativas, debemos mirar a nuestro alrededor y pensar en aprovechar de forma sostenible nuestros recursos naturales. Nuestros montes, tras siglos de ser los sustentadores de anteriores generaciones, están esperando de nuevo su oportunidad, ¿por qué no se la damos?, ¿a que estamos esperando?, ¿hasta cuándo seguiremos gastando en los montes y dejando de invertir?


Ángel Roldán Martínez
-Decano del Colegio de Ingenieros de Montes en Castilla- La Mancha-

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Miguel Armijos Silva
Fecha: Miércoles, 30 julio 2014 a las 09:15
Soy un profesional de Ecuador y para mí no es usual algunos términos y/ lugares descritos en el artículo, pero con las disculpas por alguna equivocación, puedo manifestar lo siguiente: El manejo del desarrollo de una zona y/o región, no es cuestión únicamente de dinero y su gasto, es cuestión de lo siguiente: 1. Implementar un diagnóstico integral y confiable de las cuencas hidrográficas en atención. 2. Formular un plan maestro que considere una atención integral, sistemática y sistémica de los recursos inmersos: Humanos (El hombre como depredador y restaurador), campesinos, gobernantes, industriales, comerciantes, entre otros; suelo(macro - micro flora y fauna); aire y agua (cantidad y calidad), que requieren atención y sustento. 3. Construir el Plan, con estrategias que permitan confiabilidad y satisfacción de todos los actores; capaz de que, se pueda garantizar resultados de carácter inmediato, mediano y largo plazo. 4. Ejecutar el Plan, de acuerdo a los requerimientos jurídicos, administrativos, técnicos y económicos factibles y prioritarios. 5. Implementar las instancias de control y monitoreo permanentes, que este tipo de planes lo requieren. Cualquier inquietud, agradeceré comunicarme a mi correo electrónico y así ampliar, cualquier inquietud. Saludos.
ANGELRM
Fecha: Sábado, 19 julio 2014 a las 18:57
Repoblar montes y poblar mentes sigue siendo una prioridad. Cuánta razón llevaba Ramón y Cajal. Gracias Teresa.
Teresa
Fecha: Jueves, 17 julio 2014 a las 23:21
Ángel que buen artículo. Conseguir concienciar también se convierte al final en una labor constante

eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress