Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 23 abril 2016
Autor: Julián Gómez-Cambronero

Curiosidades con números entre español e inglés, robots y juegos de azar

Marcar como favorita Enviar por email
LIFESTYLE 0 Comentarios

[Img #176792]

 

El autor es investigador científico sobre la inflamación y el cáncer y realiza su labor como Profesor Visitante en Harvard Medical School, Boston. Es Catedrático en Wright State University School of Medicine, Dayton, Ohio (EE.UU.)

 

Existen unas normas bien delimitadas, sintácticas y fonéticas, fruto de las tradiciones de cada lengua y cultura (en el caso que vamos a considerar, entre español e inglés estadounidense), que a primera vista nos pueden resultar ambiguas o sorprendentes, pero que una vez entendidas se convierten en curiosidades muy interesantes.

[Img #176793]

 

Para comenzar, la primera curiosidad que vamos a considerar es que un billón Europeo tiene mas ceros que un billón Americano, exactamente 3 ceros más. Y un trillón Europeo tiene 6 ceros mas que un trillón Americano. Esto para mí fue una sorpresa la primera vez que llegué a Estados Unidos. En España y en el resto de Europa, 1 billón es un millón de millones, pero en EE.UU. 1 billón son mil millones. Un ejemplo que ilustra la posibilidad de confusión es el siguiente: El Producto Nacional Bruto en la Unión Europea en 2015 fue aproximadamente 14 billones de euros (leyendo un periódico español). El Producto Nacional Bruto de EE.UU. del mismo año, fue 17 trillones de dólares (leyendo un periódico americano). Sin entrar en el cambio de moneda, la cifra es aparentemente muy superior en EE.UU. comparado con Europa. Pero en realidad no es así, "17 trillones" americanos son exactamente “17 billones” en español; pero hay que estar al tanto de la diferencia a la hora de contar los ceros.

 

Por cierto, otros términos en inglés que se utilizan en el lenguaje coloquial para grandes cantidades, siguen un patrón lingüístico similar (acabando en “-illion”) y aunque no se refieren a números precisos, serían: zillions, gazillions, kazillions y bazillions… todas estas palabras suenan muy graciosas queriendo decir "un montón de millones", o muchos más todavía. El nombre que sí es real para un 1 seguido de 21 ceros de bytes en computación para el almacenamiento de información, se llama "zetabyte" y es equivalente al número estimado de estrellas en el Universo. Ahora mismo, en 2016, los datos digitales en Internet, tomados como un todo global, serían de unos 10 zetabytes... y creciendo.

 

[Img #176794]

Si el crecimiento continua exponencialmente como anuncian Google, Apple, Facebook y Microsoft, se prevé que los avances en Inteligencia Artificial (IA) harán posible en un par de décadas programas para coches sin conductor y, sobre todo, robots, muchos robots alrededor nuestro: asistiendo en las tareas de casa, en el trabajo, como en tantas películas que hemos visto.... De lo que estamos hablando, no es de los robots de las cadenas de ensamblaje de fábricas de coches, sino de ROBOTS HUMANOIDES. Los más avanzados se diseñarán de manera antropomórfica, para alcanzar una gran autonomía de movimientos y podrán caminar a nuestro lado.

 

Y cuando se desarrollen todas las capacidades de la Inteligencia Artificial, cuando puedan aprender por sí mismos y evolucionar en su conocimiento, podrán mantener conversaciones con nosotros, darnos sus opiniones, mostrar empatía por nuestros problemas y ayudarnos a tomar decisiones. Los robots humanoides estarán entonces integrados de forma eficiente en nuestra vida cotidiana, nos acompañarán, nos ayudarán en la casa, en escuelas, oficinas, centros comerciales, hoteles, aeropuertos, hospitales. O, quizás, el crecimiento en computación no continúe exponencialmente y se estanque, con lo que los robots omnipresentes se tendrán que esperar para más avanzado el siglo XXI.

 

Por supuesto no podemos olvidar mencionar el uso en distintos países de la unidades de longitud, masa, etc. El Sistema Internacional (SI) de unidades con el metro, el kilogramo, el metro cúbico, los grados Celsius, etc., utiliza los incrementos naturales en base 10 (número de dedos de las manos) para múltiplos y submúltiplos. En Estados Unidos en cambio, se utiliza el “US Customary System” (inspirado en el antiguo Sistema de Unidades Imperial del Reino Unido), con la milla, los pies, las pulgadas, los galones, las libras, las onzas, los grados Fahrenheit…. Cuando leía en los libros de mis hijos de la escuela primaria en EEUU, las conversiones de millas a pies y de pies a pulgadas, me hacía un lío espectacular (si bien en ciencia el Sistema Internacional prevalece). Aun hoy en día todavía me cuesta trabajo hacer los cálculos mentalmente. Pero claro está, todo es a lo que se acostumbra uno desde pequeño. Por cierto, si mi hijo estaba en cama con un resfriado, no había que preocuparse por la fiebre hasta que el termómetro no subía a más de 100 gradosFahrenheit, claro.

 

Otra diferencia que encontré entre el inglés y el español en matemáticas fue en referencia a la coma y el punto: no es lo mismo 1.234 que 1,234. Para la cifra 1.234 en España, por supuesto, el punto separa los miles y leemos “mil doscientos treinta y cuatro”. En EE.UU. el .punto es el decimal y se lee como: “1 punto 234”. Para 1,234 en España la coma es el decimal: “1 coma 234”. En EE.UU. la coma separa los miles y se lee como: “mil doscientos treinta y cuatro”. Según esto, por ejemplo, un ordenador portátil en una tienda estadounidense con la etiqueta “1,234” no cuesta un dólar y pico, sino mil dólares y pico.

[Img #176795]

Hablando de decimales, sabemos que la probabilidad de sacar un seis al tirar un dado (no trucado) de 6 caras es 0,166 o 16.6%. Pregunta: ¿Cual es la probabilidad de a la segunda vez sacar otro 6? Respuesta: la misma que a la primera, 16.6%. ¿Y cual es la probabilidad de tirar una tercera vez y sacar otro seis? Aquí podemos pensar: “He sacado dos seis seguidos, esta noche no puedo perder, y me va a salir otro seis. ¡Allá voy!” En realidad la probabilidad es exactamente igual que la primera vez, 16.6%. Un hecho no influencia al otro: lo que ha pasado antes no se compagina “mágicamente” en el universo para influenciar lo siguiente.

 

Creer lo contrario es una falacia que se llama “post hoc, ergo propter hoc”. Es decir, asumir que existe una relación en la sucesión de dos o más hechos independientes en sucesión. En baloncesto decimos que un jugador “está en racha” cuando hace varias canastas seguidas y pensamos que va a seguir así; es el mito o falacia “de la mano caliente”. Pero, volviendo a los dados, esta es la cruda realidad: la probabilidad global de que en tres tiradas nos salgan 3 seis, es de 0.166x0.166x0.166 = 0.0046, es decir 0.4% o, dicho de otra manera, 4 entre mil… extremadamente baja.

 

También hay que tener en cuenta que existen diferencias, por supuesto, entre el inglés americano y el británico, pero el ahondar en este tema fértil para seguir asombrándose con las diferencias, lo dejamos para otro momento cuando recopilemos mas curiosidades y peculiaridades sobre este nuestro mundo, que parece tan diferente de una lengua a otra… cuando en realidad no lo es tanto.

 

 

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress