Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 21 agosto 2016
Lorena Sánchez Gómez, miembro de Saluspot y fisioterapeuta y osteópata

Caminar en playa o en montaña

Marcar como favorita Enviar por email
LIFESTYLE 2 Comentarios

Caminar es una buena forma de hacer ejercicio. Cuando caminamos quemamos calorías, mejoramos nuestra salud cardiovascular, tonificamos la musculatura, liberamos endorfinas que reducen el estrés y aumentamos nuestros niveles de energía incrementando el suministro de oxígeno a los tejidos. Además, dependiendo de por dónde caminemos, sumaremos otros beneficios que nos aporta el entorno.

[Img #189950]

 

Beneficios de caminar en la playa

Al andar descalzos, estimulamos los mecanorreceptores de la planta del pie mejorando la propiocepción (o equilibrio) global del cuerpo y generamos sustancias que ayudan a la relajación por el contacto de nuestra piel con el suelo.

La arena, seca o mojada, constituye un terreno inestable donde nuestros músculos deben trabajar más y, por tanto, se tonificarán más rápidamente.

Además, la arena sirve de exfoliante natural para la planta del pie.

Al caminar bajo el sol, aumentamos nuestros niveles de vitamina D, que reduce el riesgo de padecer osteoporosis y ayuda a nuestro sistema inmunitario.

El contacto al andar con el agua de mar nos ayuda a prevenir el envejecimiento por los niveles de yodo y sodio del agua. La temperatura del agua tiene un efecto antiinflamatorio, analgésico y de mejora del retorno venoso y de la circulación linfática.

Si vamos a andar en la playa, debemos tener en cuenta que nos será más fácil caminar por la arena mojada por ser más dura y más estable y que la arena seca ofrece mayor resistencia, que también podemos andar con el agua por la cintura para fortalecer más la musculatura de las piernas y que debemos hidratarnos, protegernos del sol y evitar las horas de mayor exposición.

 

Beneficios de caminar en la montaña

El desnivel hace que quememos calorías más rápidamente y tonifiquemos más rápidamente la musculatura de las piernas.

Aumenta la oxigenación al cerebro al respirar un aire más limpio y eso estimula nuestra creatividad y nuestra capacidad de solucionar problemas.

Las plantas y los árboles segregan moléculas llamadas fitoncidas que se ha demostrado que mejoran nuestro sistema inmunológico y aumentan la producción de sustancias endógenas anticancerígenas.

Un estudio demuestra que el simple hecho de estar en un bosque nos hace más felices, reduciendo nuestra tensión arterial y bajando los niveles de cortisol.

Si queremos practicar senderismo, debemos informarnos sobre el nivel y el estado de la ruta que vamos a hacer y equiparnos bien con un calzado que tenga la suela gruesa, sea impermeable y sujete el tobillo, y ropa cómoda que nos permita el movimiento y sea adecuada a la ruta y la época del año.

 

Lorena Sánchez Gómez, miembro de Saluspot y fisioterapeuta y osteópata en la Clínica Arvila Magna.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
paco
Fecha: Martes, 23 agosto 2016 a las 10:32
Es interesante ver que la playa es más efectiva que la montaña para caminar. Las caminatas de playa son de gran ayuda, como salud y deporte.
ester
Fecha: Lunes, 22 agosto 2016 a las 15:19
Muy buen artículo, muy útil si haces caminatas por playa

eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress