Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 8 enero 2017

La estupidez

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

Este mundo es muy complejo aunque a veces queremos verlo con una simplicidad escalofriante. Millones de afectividades, formas de ser, conflictos, admiraciones, competitividades, envidias, escaladas, pedaladas…la vida misma. La sociedad se presenta así como una inmensa serpiente multicolor de culturas, sicologías y convicciones. Sin embargo y dentro de este enorme pelotón  pedaleamos corredores de muy diversa índole.

 

En esta caravana vital que es nuestra errante sociedad encontramos como no puede ser de otra manera a una mayoría que día a día camina silenciosa, anónima y que responde a unos parámetros de esa normalidad compensatoria que confieren virtudes y defectos. Pero existen unos cuantos o unos muchos, según queramos verlo que eso de pertenecer al vulgo, al pelotón de la sociedad no va con ellos. Y da igual que la etapa de ese día sea en llano o de montaña y no digo nada si es una etapa contra el crono. ¿De quiénes estamos hablando? Pues de los que siempre creen que van delante y nunca llegan y de los que se empeñan en ir detrás y acaban llegando aunque sea tarde.  De los que van de “sobrados”, de los que con más o menos consciencia van de listos por la vida, empeñados en decir a los demás ¿qué será lo que yo ignore? Esos que allá donde estén tienen que ser los que marquen por narices, los espacios, los tiempos, los temas y las decisiones. Los profetas de la cara dura y cartón piedra. Los que resultan tan estomagantes como ridículos. Como diría un conocido catedrático de matemáticas, son los que tienen” simplejo” de superioridad y que nada tienen que ver con el complejo simplicial que se estudia en topología algebraica.

 

Por defecto y en el otro extremo del auto-aprecio personal nos podemos encontrar con aquellos que se consideran menos preparados que los demás. En este caso sus complejos resultan más humanos y asumibles. En sicología los complejos se definen como mecanismos de compensación ante carencias. Curiosamente el que se considera superior esconde una falta de seguridad y conocimiento de sí mismo mientras que quien se flagela sicológicamente con el complejo de inferioridad está escondiendo un conocimiento más exacto de su propia realidad y que no suele ser casi nunca menor. El que tiene complejo de inferioridad adolece de falta de aprecio a sí mismo  pero es una “enfermedad” curable con el ánimo y el apoyo de otros. Sin embargo, el que “goza” con su “simplejo” de superioridad que es la estupidez del pensamiento, esa enfermedad suele presentarse casi siempre como incurable.

 

Curiosa serpiente multicolor ésta que es la sociedad en la que vivimos y en la que cada uno debe esforzarse a diario para llegar a la meta, aunque sea fuera de control; en eso consiste el mejor premio de todos los días para cada uno de nosotros. Los “fantasmas”, sin embargo, aunque nos intenten confundir, no saben montar en bicicleta.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress