Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 24 febrero 2017

COMO LA DIGNIDAD DE LA MADRE ES MAYOR QUE LA DEL FETO (Grupo AREÓPAGO)

Marcar como favorita Enviar por email
OPINIÓN | El Dia 0 Comentarios

Durante su ponencia en un Curso organizado por la Universidad Complutense, un reputado ginecólogo –que se explicaba con verbo fácil ante la mirada atenta de una audiencia constituida en su gran mayoría por ginecólogos–, en un momento de su exposición dijo:“…como la dignidad de la madre es mayor que la del feto…” y continuó su disertación justificando determinadas acciones que sobre éste podrían llevarse a cabo, apoyándose en la idea anterior.

 

 

Nadie pestañeó. Parecía que la mayoría de los oyentes aceptaban como verdad esta premisa, y por tanto, la justificación de lo que venía después.

 

Durante el café, al finalizar la ponencia, uno de los participantes se acercó al reputado ginecólogo y le preguntó: “¿cuál es el recorrido intelectual que te ha llevado a aceptar como una verdad evidente que la dignidad de la madre es mayor que la del feto?

 

Ahora fue él quien dejó de pestañear. Tras unos instantes de perplejidad, reconoció que nunca lo había pensado. Que lo daba por bueno porque sí. Así lo había aprendido y así lo mantenía, y sobre eso, seguía construyendo su praxis médica.Al darse cuenta de la trascendencia de lo ocurrido, se sintió mal, y prometió darle “una pensada” (palabras literales) al tema.

 

El ser humano es un fin en sí mismo. Esto le confiere un valor que llamamos dignidad. Por el hecho de ser persona tenemos dignidad (ontológica), que no puede medirse (no hay unidades de medida de la dignidad) y, por tanto, no puede compararse. La dignidad ontológica de cada persona es máxima. No admite categorías. Exige respeto máximo.

 

Hay otro tipo de dignidad, la dignidad moral, que es la que cada uno de nosotros nos vamos ganando según nuestras acciones. Las personas mayores somos responsables de nuestras acciones, no así el feto. Aunque nuestra dignidad ontológica siempre es máxima, al poder elegir si obrar bien o mal, nos jugamos nuestra dignidad moral.El asumir acríticamente como verdad evidente una falsedad puede ser irresponsable, y mucho más si se justifican acciones inhumanas a partir de esa premisa falsa.Ciertamente, el asunto merece “una pensada”.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress