Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 15 marzo 2017

La mala prensa de Podemos

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

¡Qué mala es la prensa que es capaz de inventar cualquier cosa para perjudicar al partido! Una frase tan repetida en los círculos del Partido Popular cuando comenzaron a salir los numerosos escándalos de corrupción que llegó a calar en la sociedad. Quizás por ello, ahora la antítesis del PP, el partido que quería acabar con las viejas formas de la política, se la ha copiado.

 

Del mismo modo que el carácter de una persona se gesta desde sus edades más tempranas, el partido de Pablo Iglesias, porque si había alguna duda antes tras Vistalegre II ya nadie puede negar que es suyo, y nada más que suyo, empieza a mostrar algunos síntomas alarmantes en su relación con la prensa.

 

Igual que los almendros comienzan a florecer estos días, las flores moradas desprenden una fragancia que tan pronto enamora como repele. Siempre las relaciones amor-odio han sido las más apasionadas. Sí. Aunque pueda parecer extraño, existe amor entre Pablo Iglesias y la prensa. Cómo si no se explicaría que en la primera ocasión que tuvo de repartirse ministerios una de sus exigencias a Pedro Sánchez fuera el control de RTVE.

 

Pero esa relación ya hemos dicho que tiene un lado oscuro que comienza a verse con demasiada frecuencia. Las constantes referencias a la caverna mediática me recuerdan demasiado a las quejas de Piqué cuando a su equipo no le van bien las cosas. Ya se sabe que todo se cocina en los periódicos de Madrid.... Ahora, cuando van bien las cosas, los fogones están apagados, el mérito es del sumiller. Eso también lo sabemos.

 

Las críticas, sean fundadas o no, se han de aceptar por ambos bandos. La luz pública tiene el efecto de provocar sombras marcadas. Quien entra en el juego debe conocer las normas. De lo contrario, corre el riesgo de hacerlo a base de golpes. No me refiero solo a los políticos, también los periodistas estamos expuestos a críticas. Lo que no se puede consentir son ataques personales como ha denunciado la Asociación de la Prensa de Madrid. Tan censurables son estos ataques como los 'escraches' a políticos en sus vidas personales. Las diferencias se superan con argumentos en un caso y con votos en el otro.

 

También aquí en Castilla-La Mancha se han visto matices poco favorecedores en esta materia para Podemos. Sería Rajoy inventara el sistema de comunicados, videoconferencias, 'ruedas de prensa' sin preguntas, en diferido... pero otros, después de criticarlo con dureza han aprendido rápido. Así, José García Molina utilizó este método para lanzar el mensaje más importante de la legislatura desde que se anunciara el pacto de investidura, que curiosamente era la ruptura del mismo. No me cabe duda ninguna que lo hizo para que la prensa, que le tiene manía a Podemos, no pudiera tergiversar sus palabras. Nada que ver con las dificultades que tendría explicar una decisión que se hubiera adoptado a kilómetros de la la región. Eso seguro.

 

Lo último fue la amenaza de no asistir a las comisiones porque los consejeros atienden a la prensa antes que a él. “Las instituciones primero, luego la prensa”, dijo. No me queda más remedio que darle la razón. Más nos gustaría a algunos que las intervenciones fueran después y poder preguntar sobre el resultado de las mismas y no por la previsiones. Pero también quiero recordar que minusvalorar la atención a la prensa puede ser síntoma de poca voluntad democrática.

 

Nosotros sólo somos un medio para hacer llegar un mensaje a la ciudadanía por lo que a quien se desprecia con declaraciones como estas, cuando no se admiten preguntas o cuando se ataca al autor de una información en lugar de rebatirla con hechos y argumentos, es a los ciudadanos a los que los políticos deberían representar. Pero ya se sabe que la prensa en muy mala y viven en cavernas.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress