Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 19 mayo 2017
Repaso personal de la actualidad semanal

Cuatro terremotos sacuden Castilla-La Mancha

Marcar como favorita Enviar por email
OPINIÓN - ELDIAdigital.es | D. Guijarro 0 Comentarios

[Img #222709]

 

Esta semana la actualidad regional viene marcada por un terremoto, bueno para ser preciso por cuatro. El primero de ellos fue físico. Ese que hizo temblar la tierra cerca del futuro emplazamiento del ATC de Villar de Cañas y que hizo volver a preguntarnos si el lugar elegido es el más indicado para una instalación de este tipo.

 

Claro que también nos preguntarnos esta semana si este tipo de energía es la más segura. Más cuando nos enteramos que cuatro delegados de prevención de la central nuclear de Trillo han dimitido por falta de descanso. Vale que la empresa asegure que cumple con la ley, faltaría más! Pero, tratándose de una instalación que puede asolar una provincia entera, quizás tener trabajadores más descansados de lo que marca la ley no sería una mala idea.

 

El segundo de los terremotos ha sido cibernético. Un ataque masivo, viral y a escala mundial que ha infectado millones de ordenadores por todo el mundo obligando a pagar un rescate para recuperar los datos.

 

Han sido muchas las empresas y administraciones que se han visto afectadas en España. Por suerte los ordenadores de la Junta de Comunidades no han sufrido daños. Aunque esto reconozco que no sé como interpretarlo, si positivo o negativo. Puede ser que los controles de seguridad hayan funcionado, o que ni si quiera levantemos el interés de los piratas informáticos. Ya se sabe que si no te ataca un hacker es que no eres nadie.

 

El tercero de los terremotos ha sido moral, removiendo miles de conciencias de conductores. Los graves acontecimientos de la muerte de los ciclistas atropellados por una conductora que dio positivo en alcohol y drogas, se repitieron en un pueblo de la región donde la fatalidad quiso que perdiera la vida un bebe cuya madre también conducía bajo la influencia de estas sustancias.

 

Desgracias, en ambos casos, que se podrían haber evitado. A veces es necesario un terremoto para que se tomen medidas contundentes. Este es el caso. Ahora será más difícil que los reincidentes en conducir ebrios y drogados puedan volver a conducir. Tendrá que ser un profesional médico el que determine su capacidad.

 

Pero de todos los terremotos, el último, el político es quizás el que más ruido ha hecho y sin duda el más importante. Un movimiento que ha provocado algo muy pocas veces visto en España; que la oposición se ponga de acuerdo en algo.

 

Me refiero a la reprobación del ministro de Justicia, del fiscal jefe y el fiscal anticorrupción que recibieron el castigo del Congreso por primera vez en la historia de la democracia. No han sido los casos de corrupción que se relacionan con el PP, o no sólo eso. Ha sido la sospecha, como poco, de injerencias políticas para influir en decisiones que corresponden al ámbito estrictamente judicial. El pecado más grave de todos porque supone una podredumbre de los cimientos del Estado de Derecho.

 

Por su puesto el protagonista lo niega todo. Lo contrario sería un temblor que superaría cualquier escala conocida, más si se empeñara en no dimitir como ahora. Rajoy no piensa en echarlos, y al final, todo el ruido de la reprobación queda ahogado por los aplausos de sus compañeros de filas en el Congreso. Una cosa es que no quieran castigarles, pero aplaudirles parece una tomadura de pelo.

 

Como hemos dicho antes, a veces se necesita un terremoto para que se tomen medidas contundentes, pero en política quizás debamos esperar a un tsunami para que se lo tomen en serio y hagan algo más que una reprobación sobre el papel, sacar un autobús a la calle, crear un videojuego o limitarse a pregonar las virtudes de la regeneración democrática. Por ciento, un tramabus que tenemos de visita por Castilla-La Mancha. Seguro que se preocuparán de no pasar por Talavera de la Reina porque allí han prohibido los circos, incluso este que no tiene ni pizca de gracia.

 

Lo dicho, esperemos al tsunami y que Dios nos pille confesados.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress