Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 19 junio 2017

El post relativismo

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

España presenta hoy un aspecto sumamente emborronado, una nación donde las imágenes políticas, sociales y de comportamiento ético  aparecen “muy movidas” por distintos intereses políticos, ideológicos, y casi siempre de un muy bajo perfil. La gran política, los grandes ideales resultan ya innecesarios y ahí andamos…instalados de manera permanente en las frivolidades, en las estupideces, en las ocurrencias más banales, en las permanentes chuminadas, elevándolas a la categoría de principios fundamentales de no se sabe qué.

 

Y el pueblo, cada día más convertido en confusa masa, en incultura, sin criterios, aceptando más o menos mansamente lo que algunos les intentan imponer desde la más inverosímil desfachatez, tratando de aprovecharse de ese rio revuelto que procura la ignorancia ahora ya culpable. Y algunos medios de difusión, tratando esta locura como si se tratara de lo más normal. Y sabedores de todo esto una caterva de políticos trincones, arribistas e iletrados, pegando sartenazos al sentido común y al bolsillo de los contribuyentes.  

 

Estamos instalados en el post relativismo, es decir, en el desierto de las ideas, de las creencias, de los convencimientos. Es la consecuencia previsible del relativismo, del todo da igual, del todo vale, del qué más da…de la falta de necesidad de pensar. Los ciudadanos han dejado de tener interés por la política, por los valores trascendentes y se han convertido en sujetos económicos y de consumo.  El post relativismo es el penúltimo eslabón en el que se agota nuestra propia pequeñez como individuos cosificados. De ahí al fracaso como sociedad…ese será el último eslabón de esta cadena en la que estamos amarrados, la cadena del consumismo, del aborregamiento existencial, cuando no de la más aplaudida imbecilidad.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress