Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 23 junio 2017

SUBIDA DEL AGUA. ¿CARADURA O NEGLIGENCIA POLÍTICA? (Rafa Montilla)

Marcar como favorita Enviar por email
OPINIÓN | ELDIAdigital 1 Comentario

Partido Popular y Ciudadanos del ayuntamiento de Guadalajara, aprueban un endeudamiento importante de las familias para los próximos 17 años. Casi a las puertas del comienzo de las narraciones de los cuentos orientales del pasado fin de semana  en nuestra capital, se aprobó en un Pleno Extraordinario, la revisión provisional al alza de la Ordenanza Fiscal Reguladora de las Tasas de Prestación del Servicio Municipal de Agua y de la Ordenanza Fiscal de Tasas por Prestación del Servicio Municipal de Alcantarillado.

 


Más de setecientas narraciones mágicas que han cobrado vida en nuestra capital a lo largo de cuarenta y seis horas ininterrumpidas de la XXVI edición del Maratón de los cuentos de Guadalajara, no ha sido suficiente para evitar que “otro cuento” no invitado ni deseado por la ciudadanía se adelantara al certamen y cobrara vida pocos días antes de la multitudinaria celebración. Este cuento sibilino tiene como protagonistas principales a unas personas que viven por y para la política, al límite de la realidad de la calle y de las auténticas preocupaciones sociales de aquellas otras personas que les otorgan el poder para organizar la convivencia de la ciudad en su nombre.

 


Con la solemnidad típicamente veraniega, los diferentes grupos municipales se enfrentaron el pasado día 14 de junio, en un nuevo “juego de preocupación social”. Se arroparon en la legitimidad de las urnas y  de los acuerdos políticos de gobierno, dando visos de legalidad, que no de equidad, a un nuevo “roto en los bolsillos” de las familias de la capital de Guadalajara. Al finalizar la partida trolera, la mayor parte de los hogares habíamos sido agraciados por una lotería con maleficio, cuyo premio es una deuda superior a los tres millones de euros, que deberemos pagar a lo largo en los próximos 17 años, a razón de 178.983,45€ por año, y sin posibilidad de renunciar al premio. ¡Gracias por sus preocupaciones hacia el bienestar de la población de Guadalajara!

 

Para entender este atraco, perdón, este desaguisado político-municipal, debemos retrotraernos hasta el año 2008-2009, nada menos, cuando la UTE Guadalagua comenzó sus actividades de gestión, gracias a un contrato celebrado con la corporación municipal del momento y con una duración de veinticinco años. Este contrato lleva incorporado unas cláusulas de garantía, el típico blindaje de contrato, por las cuáles, la UTE Guadalagua, se garantizaba unos ingresos mínimos superiores a los seis millones de euros, por consumo de agua, aunque el gasto real sea inferior a dicha cantidad, como de hecho así ha venido sucediendo desde el año 2009. 

 


Una de las incongruencias de esta situación es que la población ha venido sufriendo un constante bombardeo sobre la necesidad de ahorrar agua, porque tenemos sequía y un supuesto cambio climático del cual también somos culpables. La población de Guadalajara creyó lo que la administración y a las empresas relacionadas nos contaban sobre estas cuestiones.  La concienciación social, ayudada, sin duda, por el miedo que las campañas han venido inculcando, dan como resultado que la población haya reducido de manera muy significativa el consumo de agua en nuestra ciudad, sin olvidar las mejoras en mantenimiento y canalización que se han llevado a cabo estos años. Y como recompensa se incrementarán las tasas del agua en un 2,77% global en los tramos fijos a facturar y del 1,5% por metro cúbico consumido desde el día 1 de septiembre de éste año 2017. Pues bien, como bastantes ciudadanos han comenzado a manifestar abiertamente…

 


 ¡Menudo incentivo para luchar contra el cambio climático y la sequía!

 


Como consecuencia de lo anterior, las arcas municipales vienen sufriendo un desfase de ingresos por consumo de agua con respecto a la cantidad que se ingresa a Guadalagua por su gestión. Supongo que  no parecía coherente subir las tasas poco a poco a lo largo de los veinticinco años de concesión, o que se hiciera público el motivo real del desfase económico, como al final ha ocurrido. La realidad es que en todo este asunto hay muchos puntos oscuros en las actuaciones de nuestros representantes políticos desde aquel fatídico día 1 de septiembre del año 2009. Unos, El PP, de antes y de ahora,  así como Cs, en el mandato actual,  pueden haber actuado con desfachatez y/o negligencia en la contratación y funcionamiento de la UTE Guadalagua estos años y en su supervisión. Esto se verá en el futuro. Otros, PSOE y Ahora Podemos, por dejadez negligente en la supervisión y control que todo ejecutivo debería sufrir desde la oposición, pues siendo conocido por ellos, han esperado el momento oportuno para sacarlo a la luz, como arma arrojadiza de los juegos políticos. 

 


Como digo las sospechas son muchas y las aclaraciones dadas por los grupos políticos hasta ahora, ¡por todos!, más parecen parches para salir del embrollo ante la creciente crítica popular que argumentos y acciones legales contra la medida. El PSOE no ha presentado ninguna enmienda, limitándose a protestar en la comisión de economía algunas notas de prensa, ¡estaría ausente por su Congreso Nacional!   El Grupo Ahora Guadalajara (Podemos) que sí que la ha presentado enmienda a la totalidad, se ha centrado más en argumentos conocidos del tipo “nada vale del PP” y “fuera los empresarios”, apoyados por enrevesados cálculos de consumo y gasto, que en soluciones reales para modificar la situación. Y por su parte, Ciudadanos confunde más si cabe, a la población, pues declara que no está de acuerdo con puntos importantes de la modificación, pero aprueba las subidas junto al PP,  y con posterioridad anuncia su intención de investigar como llevó a cabo la contratación con la UTE Guadalagua.  Sres de Cs, ¡esto hay que trabajárselo antes de firmar nada!

 


Y las dudas no quedan ahí. ¿Por qué se blindó el contrato?, ¿Cómo se realizó el cálculo de consumo real?, ¿Qué criterios se siguieron?, ¿Por qué no se reducen gastos prescindibles en lugar de aumentar las tasas de forma injusta?, y sobre todo ¿Por qué, de nuevo, la población es castigada por los errores o aparentes actos punibles de sus gobernantes? ¡Ya está bien de que siempre paguen los mismos!

 


Lo que sí es cierto en todas estas cuestiones, es que los políticos vuelven a reincidir en el aprovechamiento de esa costumbre, tan española, de quejarse en los “tertu-bares”, mientras que se “ACEPTA SIN CUESTIONARSE”, toda acción, por absurda y contraria a derecho, que provenga del poder político o de aquellos que han sido puestos en sus cargos para servir a la sociedad. Pero claro, para concienciar y formar a la población, y que esta pueda libremente analizar seriamente las actuaciones de sus representantes, sin influencias de ningún partido político o sectores interesados, no. Para esto nunca habrá acuerdos políticos, ni presupuesto, ni campañas publicitarias, ni contratos blindados.  ¡ASÍ NOS VA!

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Teresa
Fecha: Viernes, 23 junio 2017 a las 15:30
Más de lo mismo, sinverguenzas Pero lo penoso de todo esto es que sigue habiendo inumerables ojos vendados....

eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress