Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 1 julio 2017
Opinión

Carta a los gays: No me gustáis

Marcar como favorita Enviar por email
OPINIÓN - ELDIAdigital.es | C.Moral 1 Comentario

Siempre he pensado que los gays y las lesbianas son diferentes a los demás: A menudo tienen problemas en su entorno laboral, se asustan fácilmente ante situaciones desconocidas, dudan antes de tomar decisiones importantes, se entregan demasiado en el amor, y son extremadamente sensibles. Por eso no me gustan los gays.

No me gustan. Me encantan. Me encantan porque, pese a ser tan iguales al resto, merecerían gozar de la virtud de sentirse diferentes. Porque lo normal abunda y lo diferente es especial. No queráis ser iguales. Buscad siempre aquello que os haga seres singulares y no os sintáis menos que nadie por ello. 

 


Y os preguntaréis. ¿Qué distingue a un gay o una lesbiana de un heterosexual? ¿Por qué deben sentirse diferentes y no sentirse menos pese a todo?

 


Llevo varios días pensando en por qué debe celebrarse el Día del Orgullo. Siendo generalistas (algo prohibido para los periodistas) me atrevo a afirmar que no existen razones de peso para pensar que los gays y las lesbianas sean rechazados por una mayoría de la sociedad. Hoy en día, y tras muchos años de lucha por la normalización, la integración es prácticamente plena. Los únicos escollos que quedan son aislados y avergüenzan.

 


Si esto es así y la integración va viento en popa, ¿cuál es la razón por la que todavía hay personas que no se atreven a disfrutar públicamente de su condición sexual? No me refiero a exhibirse sobre una carroza por las calles del centro de Madrid, sino a vivir libremente amando independientemente del sexo o el género. ¿Por qué hay gays, lesbianas, bisexuales y transexuales que sufren lo indecible y prefieren ocultar su realidad a los demás por miedo al rechazo? Ellos son la auténtica razón de la celebración del Día del Orgullo. La lucha interior de todos ellos, el dolor diario de salir a la calle vistiendo de un color que no es el suyo, su miedo a ser rechazados por sus seres queridos, su angustia es lo que les distingue de los demás y la razón por la que todavía hoy debe celebrarse este día.

 


No están mal los conciertos, conferencias, exposiciones, y todo el largo etcétera de actos que se organizan para conmemorar el Día del Orgullo LGBT. Sin embargo, no hay que olvidar que los auténticos protagonistas de la efeméride no se encuentran subidos a una carroza o portando una bandera multicolor. Los verdaderos protagonistas están viviendo vidas que no les pertenecen y en las que no se sienten plenos. El orgullo debería estar en todos ellos.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Francisco
Fecha: Viernes, 7 julio 2017 a las 05:06
Como decía mi abuela: "Me hacéis de reír Don Gonzalo"

eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress