Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 2 julio 2017

Mal empezamos el verano.....

Marcar como favorita Enviar por email
OPINIÓN - ELDIAdigital.es | D. Guijarro 0 Comentarios

[Img #229228]

 

Este verano ha empezado bastante mal. Bueno, eso en el caso de que consideremos que ha empezado porque yo he tenido que volver a sacar el pijama de invierno del frío que hace. 

 

El caso es que llegadas estas fechas el personal comienza a moverse de forma compulsiva. Las carreteras se convierten en interminables filas de hormigas con complejo de cigarras. Del hormiguero a la playa, de la playa al hormiguero y vuelta a empezar una vez que acumulamos unas pocas migajas. 

 

Y como no regresan las operaciones salida y regreso. Algo que comienza a perder el sentido porque parece comenzar en julio y terminar en septiembre. Ante estos movimientos la DGT lanza sus insistentes mensajes de precaución en la carretera. Este año con la participación de víctimas reales de accidentes. 

 

Lo que pudiera resultar monótono y reiterativo se convierte cada día, por desgracia, en más necesario que nunca. Esta semana nos despertamos con la tragedia en Escalonilla. Dos coches chocaban de freten y cuatro jóvenes perdían la vida, otros cuatro muy graves, y la sociedad preguntándonos qué pudo ocurrir, y sobre todo, qué podemos hacer para evitarlo.

 

No podemos esperar que ningún responsable político o de la DGT dé con la fórmula mágica para que miles de familias al año dejen de llorar a sus seres queridos. Debemos ser nosotros, cada uno, los que antes de iniciar un viaje pensemos en lo que dejamos al salir, lo que nos espera, y con quien compartimos el viaje. Quizás así logremos que algún año la DGT se quede sin protagonistas para sus anuncios.

 

Pero el verano también ha empezado mal para los escolares, sobre todos para aquellos que todavía no lo son. Esta semana la elección de los centros escolares llegó al Pleno de las Cortes y con ella las protestas de familias de Guadalajara que se consideran perjudicadas por un sistema de distribución que al final lo deja todo a la suerte. 

 

Hace ya años que se dejó el sistema de distribución zonal de los colegios por la utopía de la libre elección. Un sistema que ha fracasado porque no cumple ninguno de los objetivos que se buscaban. Las familias siguen recurriendo en mayor medida a los centros que más cerca tienen de casa o el trabajo. Más que nada por aquello de la conciliación laboral que tanto facilitan los horarios lectivos en este país (Véase mi gesto de ironía en la cara). 

 

La libertad de los padres se ve traicionada por unos criterios evaluativos que conceden al 90% de los padres los mismos puntos y tiene que confiar en que si se superan las plazas no les toque la lotería de ser los agraciados que se les envíe a otro centro. Ha habido años que esta lotería ha separado a hermanos gemelos en dos colegios diferentes. Por suerte y con trabajo, este disparate se corrigió. 
Y si ya digo que mal empezamos el curos que viene, de los próximos ejercicios económicos mejor ni hablamos. Esta semana se celebraba el Consejo de Política Fiscal y Financiera que ha marcado los objetivos de déficit para las CCAA para los próximos años y agárrense que vienen curvas. 

 

En qué poco tiempo hemos pasado en España del ‘café para todos’, luego al ‘yo invito que tú pagas’, para terminar en el ‘tú pagas que ya me lo tomo yo’. Podemos estar de acuerdo, o no, en que es necesario reducir el déficit, pero nunca podré estar de acuerdo en que para unos se apriete el cinturón hasta cortar la respiración y otros usen esas correas tan modernas de colorines y gomas elásticas que a la primera de cambio ceden y aprietan menos que una mano sujetando un cactus. 

 

El Gobierno propone que las CCAA sigan reduciendo hasta el equilibrio presupuestario mientras el Estado tiene un margen más holgado. Es más, todo lo que reduzcan los Gobierno autonómicos lo puede usar luego Montoro para desviarse él. Una medida muy conveniente si hay elecciones y se necesitan convocar elecciones, grandes obras, o cualquier otro imán de votos. 

 

A pesar de mis limitados conocimientos económicos, entiendo que en una casa que se gaste más de lo que se ingresa la situación es insostenible. Si esa casa, además tiene una hipoteca, lo normal es gastar algo menos de lo que se ingresa para ir pagando la deuda. Pero también entiendo que el déficit se corrige bien reduciendo el gasto o incrementando los ingresos. Pero si a quien se le exige reducir el déficit, a las CCAA, tienen menos capacidad para incrementar los ingresos que el propio Estado, lo que se está haciendo es condenando a los ciudadanos a nuevos recortes.

 

Si no hemos tenido que aguantar poco con la escusa de la crisis, ahora tendremos que seguir aprentándonos el cinturón hasta que nos quedemos sin respiración. Esta semana leía que consumir cerveza ayuda antes, durante y después de un infarto. Así que haciendo caso a los expertos voy a tomarme una caña porque según ha empezado el verano cualquier precaución es poca. Eso sí, sin alcohol que luego hay que conducir y con esas cosas no se juega. 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress