Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 2 julio 2017

“3 de JULIO. 40º ANIVERSARIO DE LAS COMISIONES OBRERAS DE CUENCA”

Marcar como favorita Enviar por email
OPINIÓN | ELDIAdigital 2 Comentarios

Angel Luis Castellano Bobillo
Secretario Acción Sindical FSC CCOO-Cuenca 

“Yo soy como el campesino andaluz
que siembra trilla y arrecoge
pero procúralo tú
de que el rico
no se coma 
la sabia de tu salud” (Camarón de la Isla)

 

Un 3 de julio de hace 40 años unos jóvenes barbudos, y otros no tan jóvenes e imberbes, y algunas mujeres, formalizaban la constitución de la organización sindical de Comisiones Obreras en la provincia de  Cuenca. 

 

Un año antes se había celebrado la Asamblea, clandestina, de Barcelona en la que se decidió la constitución de CCOO como sindicato de clase, “unitario, democrático e independiente”, en la que participaron Adolfo Marco y Gregorio Auñón en representación de las  Comisiones Obreras de Cuenca. 

 

En abril de 1977 el gobierno de Suarez legalizó la Confederación Sindical de Comisiones Obreras, incluso después de la legalización del PCE, que supuso un hito en el avance a la Democracia tras los casi cuarenta años de plomo y sangre de la dictadura franquista. CCOO era la organización social más poderosa, a la que se pretendió dejar fuera de juego en la incipiente Democracia española, y que solo su probada capacidad de movilización y fuerte reconocimiento nacional e internacional lo impidieron.

 

“Ya somos legales… En esta frase se encierra todo un proceso de cuarenta años de lucha de la clase obrera de nuestro país, que con enormes sacrificios y con cárceles y despidos ha rehecho, huelga a huelga, despido a despido, su organización de clase en condiciones históricamente diferentes al pasado, y ha creado, a través de Comisiones Obreras, un sindicato de nuevo tipo… Queremos recordar a los que han caído en este duro y difícil camino, no por encender rencores o querellas (la clase obrera es generosa), sino por demostrar que, si primero conseguimos la tolerancia y ahora la legalidad en marcha a la libertad sindical plena, no ha sido un regalo”. Podemos resumir con estas palabras de Marcelino Camacho lo que significaba esta “legalización” para el movimiento obrero en general y para la historia de nuestro país. 

 

Aunque no hay rastro en el “Diario de Cuenca”, principal medio escrito de la época, de esa primera asamblea “oficial” en Cuenca; a partir del 3 de julio sí que encontramos noticias de la constitución de diferentes Ramas o Federaciones (campo, hostelería, banca, Correos, etc.) al tiempo que se consolida la extensión del Sindicato por los diferentes municipios de la provincia, donde posteriormente irán organizándose las Uniones Locales y Comarcales.

 

Uniones Locales de CCOO, como la de Mota del Cuervo, que ya en el mismo mes de Julio ya cuenta con un  Secretariado Local que empieza hacer gestiones para contar con una sede propia y otras gestiones, a la par que empieza a participar en la organización de la primera Asamblea provincial de las Comisiones conquenses que tendrá lugar en abril de 1978.

 

Las primeras fichas de afiliación en la Unión Local de CCOO de Mota del Cuervo son anteriores a la constitución oficial del Sindicato a nivel provincial. Hasta final de año casi 300 trabajadores se afilian al Sindicato en este municipio, la mitad en los dos primeros meses y la  gran mayoría en la Rama del Campo y de  Construcción. 

 

Una de las señas de identidad de este nuevo sindicalismo era su carácter sociopolítico, es decir, que CCOO además de reivindicar la mejora de las condiciones de vida y de trabajo de todos los trabajadores y trabajadoras, asume la defensa de todo aquello que les afecte como clase y como ciudadanos desde la perspectiva de suprimir  cualquier tipo de opresión o discriminación. 

 

Ejemplo de ese compromiso sociopolítico es la firma de CCOO, junto a la de partidos políticos de izquierdas (PCE, PSOE y PSP) y otras organizaciones sindicales, de una carta el 14 de julio dirigida al Alcalde de Cuenca, entonces Alonso-Villalobos, en la que solicitan que tras las primeras elecciones generales de junio de ese año y hasta que se convocasen elecciones para elegir un Ayuntamiento democrático, la Corporación “no adopte medidas y decisiones tales que pudieran afectar y enajenar de forma importante la situación presupuestaria, las Arcas municipales y las económicas de los ciudadanos”.  Y recomendaban que “se limite esa Corporación a continuar la gestión de los asuntos ordinarios y mantener el actual “status quo” de la administración local”. 

 

En Mota del Cuervo este posicionamiento conjunto, entre organizaciones sindicales y partidos de izquierda, más “la Unión de Campesinos y Ganaderos de las Provincias Manchegas” dio un paso más y llegó a solicitar, formalmente, la dimisión de la corporación municipal designada por el aparato y administración del régimen dictatorial, ante los graves problemas en “urbanismo, sanidad, distribución de impuestos, alumbrado, permanencia de ganados dentro del pueblo, circulación de carretera, cultura, etc.”. 

 

Volviendo a la actividad sindical de CCOO y el crecimiento del movimiento obrero organizado en la provincia hay que destacar la huelga de trabajadoras en los almacenes de los ajos en Mota del Cuervo que tuvo paralizado este importante sector económico durante cinco días, en el mes de noviembre de 1977, para exigir a igual trabajo, igual salario. Todavía tengo el recuerdo de ver a esas jóvenes, algunas muy jóvenes, manifestándose por las calles de Mota, pero no ser muy consciente de lo que eso significaba. Aunque haber conocido a sus protagonistas y poder consultar la documentación generada por el Sindicato, la Guardia Civil, Ayuntamiento, etc., te da una perspectiva para reconocer la importancia de ese movimiento reivindicativo de trabajadoras, como muchos otros en otros municipios y ciudades del pais, que con el apoyo de la estructura sindical de CCOO consiguieron sus objetivos. 

 

El crecimiento y extensión de las Comisiones Obreras en  Cuenca fue “in crescendo” y podemos tomar como referencia el 1º Congreso provincial que tuvo lugar el 28 de abril de 1978 y donde queda constancia de que ya había presencia del Sindicato en unos  treinta municipios de la provincia. El primer Secretario General de las Comisiones Obreras de Cuenca fue el compañero Miguel Cañas Buendía. En dicho Congreso se debatió sobre los problemas de la provincia y se recoge literalmente: “necesidad de dar respuesta a la falta de industrialización, a la emigración y a los recursos de la provincia que son enviadas a otras, creación de industrias al menos de primera transformación de nuestros productos a niveles comarcales.”. Y continuaba: “Asimismo la necesidad de dotar a la provincia de los medios sanitarios adecuados a sus necesidades, con la creación de ambulatorios comarcales y como primera medida luchar contra el problema que existe en la mayoría de los pueblos de las “igualas” establecidas por los médicos”. Y remataba este apartado con la “urgencia también de dar una respuesta al problema del campo, negociando un convenio colectivo provincial”, cuestión ésta que se consiguió por parte de CCOO, incluso a nivel local como en Mota del Cuervo. 

 

Cuestiones y problemas, casi todos ellos, de plena actualidad desgraciadamente y por los que las Comisiones Obreras siguen y deben seguir planteando alternativas y propuestas, al tiempo que se defienden las mejores condiciones laborales y salariales de los trabajadores activos, sin olvidar la recuperación de los sistemas de prestaciones y servicios sociales, que junto a la Sanidad y la Educación son pilares fundamentales para paliar las consecuencias de un sistema económico injusto y agresivo con los más desfavorecidos. Y frente a quien mantiene de manera interesada que estamos recuperándonos,  desmontar esa mentira sólo viendo la realidad de los que más han sufrido esta crisis.  

 

Es por ello, que en este 40º aniversario de las Comisiones Obreras, y a la salida de nuestro IX Congreso Confederal, donde se ha elegido como Secretario General al compañero Unai Sordo para regir y organizar una etapa de renovación y de retos, compartir lo dicho por él: “De este Congreso tenemos que salir a la ofensiva, con la cabeza alta, orgullosos de lo que somos y seguiremos siendo, sabiendo que nos necesitan en las empresas y en la sociedad”. 

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
antonio
Fecha: Viernes, 7 julio 2017 a las 13:52
Tampoco es cierto que el primer Secretario General de CC.OO en cuenca fuera Miguel Cañas como afirma el Sr. Bobillo, sino Pedro Ruiz Echevarría que si bien lo fue durante un corte espacio de tiempo, en puridad lo fue él, cargo que salió de esa misma reunión del día 3 de julio del año 1977 celebrada en la Parroquia del Cristo del Amparo como bien dice Julio Rebenaque. Un saludo Antonio
julio
Fecha: Martes, 4 julio 2017 a las 09:34
Simplemente recordar que el periódico de la época "Día de Cuenca", sí recoge una escueta nota publicada el día 5 de julio de ese año 1977 que fue martes, puesto que el dìa 3 fue domingo, y el lunes no había periódico. Decir también que la reunión se celebró en los locales de la parroquia del Cristo del Amparo, con la autorización de su párroco D. Francisco Bermejo Bustos, al cual se le hizo un homenaje junto con todos los Secretarios Generales que desde el 77 hasta los 25 años, habían pasado por la secretaría de CC.OO. Un saludo Julio Rebenaque

eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress