Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 6 julio 2017

Y en la cárcel, los de siempre, por lo de casi siempre

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

O dicho con más exactitud…por lo de siempre. Que no deseo, faltaría más, eviten la cárcel aquellos que perpetran los clásicos delitos que se vienen cometiendo desgraciadamente desde que el mundo es mundo. Que los asesinatos, robos, violaciones…y demás atropellos a la libertad y dignidad de los demás, que en el fondo es lo que constituye un delito, nítido es que deben ser castigados por la justicia.

 

Pero no son estos casos a los que me quiero referir….sino a aquellos que son más novedosos, que están proliferando como setas desde hace unos años en nuestro suelo y que vienen posibilitados por las confiadas y bonancibles estructuras del sistema democrático, en donde la delegación de poderes y el manejo de “la pasta” puede llegar a estar en manos de…cualquiera. Dicho en cristiano; la corrupción económica y la falta de homogeneidad en el comportamiento del poder judicial son responsables en buena parte de que nuestra nación presente un aspecto de “far west americano” que tiene a los ciudadanos completamente desconcertados y a las pruebas cotidianas me remito.

 

 Pues bien, a estas modernas transgresiones de la ley son a las que me quiero referir. A esos otros delitos cometidos por personas económicamente muy pudientes, o políticamente relevantes…y que a la hora de ser preguntados, todos dicen tener la conciencia muy tranquila, sin duda que por esa paz y seguridad que dan el poder y los billetes.

 

 Porque da la sensación que existen dos justicias, la ordinaria y la otra. La medianamente rápida, inflexible y profesional, aplicada para los ciudadanos comunes dentro de un hipotético convenio colectivo penal y la otra, sumamente lenta en plazos, demora de procedimientos que terminan con sentencias sorprendentes…y que es aplicada para la “gente guapa”. Que en tertulias, kioscos y demás lugares de reuniones más o menos improvisadas, la gente se hace las mismas preguntas. ¿Para cuándo piensan enchiquerar a….esos en los que todos pensamos? No hace mucho que el representante de un sindicato de policía lo expresó de manera muy clarita. Cuando la justicia se topa con dinero…parece ralentizarse.

 

 Presidentes de entidades financieras que falsean sus cuentas para sacar sus valores a bolsa y son recompensados con altos cargos en importantes empresas. Políticos que se valen de sus puestos para lucrarse y ahí siguen dando consejos y representando a la ciudadanía, por no hablar de aquellos otros, que aprovechando este desconcierto, planean un acto secesionista proclamándolo a los cuatro…cientos vientos. Y aquí…como si no pasara nada…que ya veremos lo que pasa, si es que pasa alguna vez algo con alguien…al más puro estilo de Miguel Gila. Todos ellos tratados como si estuvieran incluidos en un especial convenio para nada colectivo, en una justicia personalizada, demasiado politizada y permeable a otros poderes. Y en la cárcel…los de siempre, por lo de siempre. 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress