Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 11 julio 2017

La última victoria de ETA

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 1 Comentario

Hace unos días estaba en casa con mi sobrino cuando en la televisión comenzaron a dar una noticia de uno de los múltiples homenajes que se estaban preparando a Miguel Ángel Blanco. Mientras yo continuaba con mi rutina habitual, él me preguntó algo que me sorprendió. Tío, ¿quién era Miguel Ángel Blanco?

 

Al principio lo miré en silencio pensando que trataba de devolverme una de esas bromas que yo le suelo gastar a él. Sin embargo, en una fracción de segundo caí en la cuenta que por la edad no había nacido cuando ocurrieron tan desgraciados hechos.

 

Me puse serio para explicarle que fue un concejal asesinado por ETA. No uno cualquiera. Su forma de morir, el chantaje al que intentaron someter a la sociedad española durante dos días y, sobre todo, la reacción generalizada de la sociedad española, marcaron el punto de inflexión que desembocó en la derrota definitiva de la banda armada.

 

No le expliqué de qué partido era. Tampoco él lo preguntó. Porque eso es lo que menos importa ya que el legado de su recuerdo unió como nunca a todo el país. Por eso me duele más que la última victoria de ETA se haya producido en el vigésimo aniversario de su muerte.

 

Ni el más soñador de los etarras hubiera imaginado nunca que lograrían con este atentado lograr dividir a la clase política en la capital de España. Y mucho menos ahora que están digiriendo como pueden su derrota. El rechazo de Carmena a colocar la pancarta en el Ayuntamiento de Madrid es ofrecerles una copa de despedida a los asesinos.

 

Madrid no es un Ayuntamiento cualquiera, es la capital del país y sus dirigentes deberían levantar de vez en cuando su cabeza para dejar de mirar la zanahoria en forma de un miserable puñado de votos. No me sirven las excusas de que homenajeando a Miguel Ángel Blanco se ofenda a otras víctimas. No lo creo. Nunca uno fue más importante que otro y el homenaje a cualquiera de ellos es una muestra de respeto para todos.

 

Con Miguel Ángel Blanco se rinden honores a un símbolo. A la lucha de millones de demócratas contra el terror. A la valentía de no ceder al chantaje. Al coraje de saber que la razón se impone a las armas. Querida Carmena, con tu negativa has ofrecido la que espero que sea, de verdad, la última victoria de ETA.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Francisco
Fecha: Sábado, 15 julio 2017 a las 12:31
ETA fue de victoria en victoria hasta la rendición del Estado, que en el "tratado de paz" que fue el concierto vasco, otorgó a las provincias vascongadas unas condiciones mucho mejores que una independencia, que es muy cara y no del gusto de todos, por eso hoy día las vascongadas tienen un nivel de vida y de servicios muy superior al resto del Estado. Tampoco la justicia española parece trabajar allí. De todos los casos de corrupción destapados en España durante todos estos años de corrupta democracia, ni uno solo ha afectado a políticos del PNV ni a proetarras.

eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress