Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 26 julio 2017

Comunicar la verdad con esperanza

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

Es el cometido más noble de las Comunicaciones sociales, sobre los problemas personales, económicos y políticos. Y también es misión de los sacerdotes:“Id  por todo el mundo y anunciad la Buena Noticia” La Iglesia continua su anuncio, celebrando y compartiendo la oferta de salvación de Dios  a su pueblo por su Hijo. Es la propuesta   del papa a los comunicadores actuales, como remedio de todos conflictos, extendidos por todas partes, necesitados de  la comunicación de esperanza y confiar  en “la buena noticia” Pide a los comunicadores el trabajo de ofrecer “buen trigo” para la formación de las personas, enriqueciéndose  con su reflexión y creciendo  en humanidad. El Papa actualiza  la misión y la experiencia de la Iglesia, recordando que solo la verdad produce confianza; aunque a veces sea difícil, la verdad  ilumina la realidad, señala al hombre el camino del auténtico progreso, y permite la realización de su humanidad. Por algo es el centro del mensaje de la Iglesia: “Jesucristo, camino, verdad y vida.” Resucitado ofrece al mundo esperanza frente al pecado y sobre la muerte; proclama que el pecado es perdonado y la muerte vencida.“Veremos con problemas cerca y dentro de nosotros, pero en esa noche, hay que iluminarlos con la luz y la verdad del Resucitado. Debemos evangelizar  las situaciones. El Resucitado es  la alegría  que no  defrauda. Donde Jesús desaparece  y es ocultado, el hombre se desconcierta sin canino, sin verdad y sin vida. La desconfianza y la desesperanza nacen  del alejamiento de la verdad. La mente está siempre en acción, somos lo que recibimos; pero  decidimos  lo que ofrecemos.
    

 

El papa anima a los comunicadores a ofrecer la verdad relacionada con la nueva era  en la que surge  la llamada de la “posverdad..”Pero  definir la verdad es adecuación de la realidad con la inteligencia  humana; en cambio tal posverdad es la adecuación  con   la opinión pública o mayoritaria, que es mudable, efímera y fugaz, e independiente  de  la realidad. Así surge el relativismo y la  “moral líquida” que se acomoda a la vasija humana. Pero si falta una verdad última, que guía y orienta la acción política, las convicciones se instrumentalizan y llega la dictadura de la mayoría. Una democracia sin valores,  se convierte fácilmente en totalitarismo, visible o encubierto. Su raíz  está  en el relativismo  ético, que algunos ven como  condición de la democracia, pues garantiza la tolerancia  y el respeto  de las personas; pero si fuera así, la mayoría  del momento, se  convertiría en la fuente última  del derecho. La Historia  demuestra que las  mayorías  pueden equivocarse  y sus resultados trágicos. Además del relativismo, la posverdad es lo que desde la sociología se llama “modernidad  líquida”, sin seguridad moral, con  nada  estable, todo cambiante y en precario; pero tales consecuencias para las  personas,  las familias y las relaciones sociales, hacen imposibles los compromisos  definitivos y la fidelidad, seguida  de posverdad, posbondad y posbelleza llevan a la desaparición de todo. Pero la verdad, el bien, y la belleza son valiosas por si mismas. Y sin ellas no habría alegría, ni progreso ni esperanza.
    

 

Permanecer en la firmeza de la verdad, hace posible que la sociedad avance y vivir al tiempo en que las lecciones de los antepasados  mejoran a  los contemporáneos, ayudan a preparar  juntos un mundo mejor, con horizontes de esperanza, no es solo de bienestar  económico, sino crecimiento de la humanidad en lo humano, y esto solo se .logra cuando el ser humano busca serlo. En la verdad brotan las grades realidades que necesita el auténtico desarrollo humano: el conocimiento, el amor, el progreso, la alegría, la esperanza y la confianza. Esto no existe en la mentira ni cuando se oculta  la verdad., que es el motor  de la  humanidad. Este  gran servicio de las Comunicaciones, al que muchos han entregado  su vida, hace que comunicar esperanza y fidelidad a la verdad,  en comunión y eficacia, sea en realidad evangelizar sea ejercer la caridad

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress