Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 27 julio 2017

El caballero de la mano extraviada

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Lorenzo Sentenac Merchan 0 Comentarios


Uno piensa con esa lógica profana y virgen de los ciudadanos de a pie que lo primero que debería haberse preguntado a Rajoy cuando ayer fue a declarar como testigo ante la Audiencia Nacional es por su mano izquierda, si la llevaba encima o si la había dejado en casa.
Y en caso de que no la hubiera olvidado en casa, si su mano izquierda había pasado sin dificultad el escáner de la puerta de acceso a los juzgados y demás controles de seguridad.



Lo digo porque en la conversación grabada al ex ministro Jorge Fernández Díaz en su submundo de las cloacas estatales (concretamente en conversación con el director de la Oficina antifraude en  Cataluña), Rajoy es descrito como ambidiestro a la par que manco, y anfibio a la par que presidente, sabe de las cloacas pero no por ello pierde el color. Sabe y dice no saber.



Si hemos de creer al ex ministro de las catacumbas, Rajoy vive desdoblado, y su mano derecha ignora lo que hace su mano izquierda, a pesar de que duermen juntas.



La frase grabada al vuelo en aquel tugurio antidemocrático donde se cocinaban informes que apestan fue en concreto:
"El presidente del gobierno lo sabe.... pero.... vamos a ver.... su mano derecha no sabe lo que hace su mano izquierda". Es decir, el presidente sabía y sabe lo que se cocinaba allí.


Palabra de ex ministro.



Evidentemente todos sabemos que la frase de Jorge Fernández Díaz en relación a su presidente es una forma de hablar, que traducida significa que Rajoy sabe de sobra y un poco más, pero se hace el tonto. Y al mismo tiempo el listo, o incluso el gracioso.
Y todos sabemos que cuando Rajoy le escribía a Bárcenas: "Se fuerte, hacemos todo lo que podemos", no se estaba refiriendo a un mal catarro y a que el fiel amigo presidencial estuviera preparando a toda prisa una tisana para su infiel tesorero constipado.



Sin embargo, la impunidad da mucha seguridad y empaque en las respuestas a un juez, o incluso deja un resto para la ironía (he ahí a un presidente del gobierno riéndose del resto de los ciudadanos). Por eso sobre esos mensajes intercambiados con su protegido y amigo Bárcenas, ha podido decir en su declaración: respondí a sus mensajes, "eso es todo".
Que no es poco, diríamos nosotros, dado el carácter de la respuesta y lo que ya se sabía.



Siendo todo esto grave y síntoma inequívoco de una fatal enfermedad, lo que ya definitivamente empeora el pronóstico, es que cuando ese submundo aflora a la superficie (y lo hace con inusitada frecuencia, dada la plétora de inmundicia) se acepta ya con total normalidad y sin demasiados escrúpulos, porque de algún modo estamos convencidos de que no damos para más ni nos merecemos otra cosa.



Con cada una de estas patéticas manifestaciones de anormalidad (y llevamos unas cuantas) vamos sumando puntos hacia no se sabe qué premio final.



Yo diría que estamos ya en una fase depresiva y avanzada del mal que sin remedio conduce a la resignación y la ironía como lenitivo opiáceo.



Mal asunto.

POSDATA: LAS CLOACAS DE INTERIOR

https://www.youtube.com/watch?v=j6W58CnQQNs

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress