Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 18 agosto 2017
Opinión

NO TINC POR (Por C. Moral)

Marcar como favorita Enviar por email
Noticia clasificada en: Atentados de Cataluña
OPINIÓN - ELDIAdigital.es | C.Moral 0 Comentarios

Barcelona, la mía, la Barcelona libre que conocí durante mis veinte años viviendo allí, ha sido víctima del horror terrorista del ISIS. La respuesta ha sido contundente, implacable: miles de voces alzándose en contra del miedo y del odio que hacen que me sienta orgullosa de una ciudad abierta al mundo y que, sin duda alguna, va a superar la tristeza que hoy siente.

[Img #235254]

 

Lo que ocurrió este jueves en Barcelona ha puesto de manifiesto varios aspectos relevantes y dignos de analizar. Uno de ellos el relacionado con la cobertura informativa ante estos atentados. Es evidente que, ante lo inesperado, sorpresivo y grave de los acontecimientos, las primeras cadenas de televisión que se apresuraron en informar se comprometieran a no difundir imágenes que pudieran dañar la sensibilidad de familias, víctimas y, en general, del conjunto de los espectadores. Sin embargo, poco tardaron en faltar a sus palabras cuando comenzaron a emitir duras instantáneas. Las imágenes de personas atropelladas en Las Ramblas no solo corrían como la pólvora a través de las redes sociales, sino que también llegaban a filtrarse en las cadenas, pública y privadas, para deleite de los morbosos. Por otro lado, resulta  casi obvio afirmar que las redes sociales, potencial instrumento de servicio público, se convirtieron una vez más en arma de desinformación que siembra más y más terror. 

 


Otro de los aspectos que no quisiera pasar por alto es la necesidad de cooperación en materia de seguridad entre países. Es evidente que el fanatismo islámico y su ‘modus operandi’ tiene ánimo destructivo contra civiles y pretende causar gran impacto mundial causando víctimas de diferentes nacionalidades. Lo hemos visto en Barcelona, pero también lo vimos en Francia, Reino Unido o Alemania. La prevención de la radicalización es una de las asignaturas pendientes en las que los países deben trabajar. 

 


Los gritos de miles de personas diciendo “No tinc por”, “No tengo miedo”, encogen hoy mi corazón. El miedo. El miedo, raíz de todo mal, es el problema del mundo. Es lo que ha movido a los terroristas a cometer sus asesinatos y es lo que desestabiliza nuestras vidas con constantes vaivenes emocionales. Sin embargo, los barceloneses y ciudadanos de todo el mundo, víctimas directas e indirectas de los atentados, están demostrando que construir una casa sobre roca, con el amor como cimiento, también es posible. #TotssomBarcelona

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress