Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Sábado, 30 septiembre 2017
Crónica Política de Manuel Campo Vidal

El 1-O solo es el pórtico del vértigo

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Manuel Campo Vidal 0 Comentarios

 

"Cualquier situación grave es susceptible de empeorar", afirmaba Eugenio d' Ors, escritor catalán reconocido intelectualmente en toda España. Hoy en Cataluña la situación no es grave sino gravísima y, aún así, es susceptible de empeorar. Al desafío del 1-O le sigue el lunes dos en el que puede pasar cualquier cosa porque tantos simpatizantes con el independentismo desplazados desde toda España (País Vasco, autobuses desde Galicia, etc) y sobre todo anarquistas y anti sistema llegados de toda Europa, inquietan seriamente a la Policía. Para el miércoles día tres la central sindical CGT y la CUP han convocado huelga general en Cataluña. Es un sindicato mucho menos nutrido en afiliados que CC.OO y UGT, que guardan silencio ante lo que está sucediendo, seguramente por divisiones internas, pero es mayoritaria en el Metro y fuerte en la Renfe y autobuses del Area Metropolitana barcelonesa con lo que el paro, aún forzoso, puede ser relevante.
 

Por si faltara algo, puede convocarse al Parlament de Catalunya para esos días a fin de proclamar la independencia unilateralmente y si no, queda el recurso de que lo haga Carles Puigdemont desde un despacho, o desde el balcón de la Generalitat como Lluis Companys el 6 de octubre de 1934. Atención a ese aniversario. Duró horas y fue arrestado en el barco Uruguay. Pero ¿a qué honor mayor puede aspirar Puigdemont, presidente gracias a la CUP que vetó a Artur Más, ya que sabe que si hay elecciones y se reedita el Junts pel Si la lista la encabezará Esquerra Republicana? A Jordi Evole le respondió que "la declaración de independencia no está sobre la mesa". Pero Romeva, su "ministro" de Exteriores ya lo va anunciando por Europa.
 

"Es hora de apoyar al Gobierno español en su respuesta institucional, aunque no nos guste", reclama Albert Rivera. Nos advertía él mismo, en una brillante intervención el pasado jueves en Madrid, que cuando pase todo habrá que reformar cosas porque "en estos treinta últimos años se descuidó el jardín de los valores constitucionales y crecieron malas hierbas". Para Rivera, que afirma que "Cataluña es mi tierra y lo seguirá siendo, España mi país y lo seguirá siendo y Europa nuestro futuro" hay que escribir un nuevo relato para "una España nueva, moderna, limpia de corrupción y que recupere los valores constitucionales". Música esperanzadora ante una sucesión de noticias cada vez más inquietantes que llevan a la depresión general en Cataluña y en el resto de España donde aflora un rancio nacionalismo español. El penoso "a por ellos" con el que se despidió a la Guardia Civil que iba a Cataluña es mal presagio.

 
El Gobierno de Rajoy perdió la iniciativa política en este delicado asunto con la teoría marianista de que "el tiempo lo arreglará" y se equivocó después al pensar que desde el mundo jurídico se neutralizaba todo. Además perdió clamorosamente la batalla de la Comunicación, por torpeza o por incomparecencia. Todavía los gobiernos europeos y de todo el mundo apoyan al español convencidos de que una eventual independencia catalana relanzará procesos similares en Bélgica, Francia (Córcega) o Italia (Veneto o Padania). Pero la prensa de esos países han comprado la mercancía independentista, y sus opiniones públicas se activan, porque fueron a contárselo, y a sus corresponsales aquí, en francés, inglés y alemán. Rajoy descuidó también ese flanco.
 

 
En esa inferioridad de condiciones, sin un relato español y ni siquiera uno europeo -de ahí el Brexit- la próxima semana se anuncia como el peor desafío que ha soportado este país desde el intento de golpe de estado del 23-F. En este caso es peor porque los golpistas militares nunca tuvieron dos millones de personas detrás como tienen los del golpe jurídico catalán. Por apelar a alguna cita que aporte esperanza hay que remontarse a Otto von Bismarck cuando afirmaba que "España es una gran nación indestructible porque ni siquiera los españoles son capaces de destruirla". Y bien que nos aplicamos a la tarea con ahínco y pasión.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress