Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 6 octubre 2017

La inteligencia emocional y moral

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital.es 0 Comentarios


Las potencias del alma “memoria, entendimiento y voluntad,” se desarrollan y engrandecen, o se pervierten y deterioran a las personas. En la educación se debe tener muy en cuenta en la vida, lo emocional y lo moral; porque afectan a la inteligencia para gobernar las ideas y pasiones, que unidas siempre, nos permiten convivir y elevarnos, si las cultivamos correctamente; y al contrario, nos desorientan y hunden, La educación es el gran remedio; pero requiere saber qué es la inteligencia, detecta las verdades, o su ausencia, y necesitamos saber qué es la capacidad emocional que atrae de otra manera. Las emociones connotan más con los gustos, los intereses y con el triunfar en la vida, facilitando los hábitos; pero también es posible  elevar el espíritu, captar la idea de Dios, valorar la interioridad, y el detectar las corrientes tóxicas y las posibles ambiciones. Las emociones básicas se aprenden en la familia y la escuela; pero los vicios, la violencia, las drogas, las depresiones y el acoso escolar, pueden suscitar emociones contrarias y  neutralizándolo todo, descuidar la necesaria educación moral, que es esencial para ser integral. Hay que despertar habilidades como parte del conocimiento de si mismo y una empatía para escuchar, colaborar con los demás y ser capaz de resolver conflictos.
 

La religiosidad es origen y meta de la educación religiosa, es muy compleja y bueno conciliarla con el pensamiento. La inteligencia intelectual no se mide tanto por las notas académicas, sino más bien por su aplicación a las  realidades de la vida. El cometido de la educación  en las personas, es sacar lo mejor de sí mismas. No existe una idea única de inteligencia, cuenta también la capacidad emprendedora, de liderazgo y de analizar las diversas situaciones y conflictos. Y la inteligencia interpersonal es capaz de comprender a otros. Los vendedores, los políticos, los maestros, los comunicadores y los religiosos eficaces, tienen en alto grado la referida forma de comunicación. Es corriente hoy dejar al azar la educación emocional e integral de los estudiantes, y no reconciliar en las aulas la mente y al corazón, quedándose en las enseñanzas de las habilidades, sin atender a lo esencial: el auto-conocimiento, autocontrol y el colaborar con los demás.  Con ayuda de la interioridad y la oración como creyente, se ve la vida más a fondo  y con mayor plenitud.
 

La inteligencia moral es muy compleja y ha sido más estudiada. Es el motor moral para razonar y tomar decisiones en relación con la verdad, la bondad y la justicia, mejorando a la persona, deliberando sobre lo que debe hacerse visible, por medio de nuestros propios actos; además ayuda a la capacidad emocional, personal y socialmente a motivar y juzgar y a discernir correctamente en los juicios morales. Hay personas que por su conducta se convierten en una referencia moral. La inteligencia moral ayuda a entenderse a si mismo y a los demás. Pero el fondo emocional de las personas  y de sociedad es también el motor moral, que debe pasar por el filtro de la razón, para actuar con moderación y cordura, lograr objetividad y mesura, pensando en las consecuencias, como la violencia  y la perdida de valores  que alejan del bien personal y común. Vivir con inteligencia moral, exige estar despiertos ante los verdaderos valores de verdad, bien, belleza y Dios. Hay profesiones que necesitan mayor inteligencia moral y conocer el fondo emocional de  las personas y de la sociedad: como Jueces, profesores, médicos, sacerdotes y otros. Al fin todos debemos cultivar la capacidad intelectual y  emocional - que despertadas por la educación- ayudan a humanizarnos y a ser mejores. Potenciar la inteligencia  requiere no olvidar “el orden, constancia,  voluntad y motivación.” Pilares del éxito y del  equilibrio personal, ( E.Rojas).

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress