Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 7 octubre 2017
Cataluña

Traslado de las sedes sociales fuera de Cataluña ¿Lavado de imagen o medida de presión?

Marcar como favorita Enviar por email
NACIONAL | D. Guijarro 0 Comentarios

El éxodo de empresas de Cataluña desde que comenzó el proceso secesionista se ha acelerado en la última semana por la amenaza de una declaración unilateral de independencia cuando varios bancos han trasladado sus sedes sociales. Sin embargo, ¿qué implica esta medida en realidad? ¿Se trata de una estrategia empresarial para lavar la imagen o un posicionamiento lejos del rumbo que ha tomado la Generalitat?

[Img #242998]

 

Oficialmente el Gobierno catalán no ha reconocido el éxodo de empresas que huyen de Cataluña desde que se recrudeció el proceso independentista. Sin embargo, algunas fuentes apuntan que en el camino unas 2.500 empresas han cambiado sus domicilios sociales y sus sedes. Un problema que se ha hecho más evidente esta última semana tras el referéndum ilegal y la amenaza de la declaración unilateral de independencia. 

 

Ha sido ahora cuando las grandes compañías del Ibex 35 han tomado la palabra y han emprendido el camino del exilio. Los bancos han sido los más relevantes por la incertidumbre que se estaba levantando y la consiguiente caída en bolsa. A ellos han seguido otras empresas importantes tanto por su tamaño como por la iconografía ligada a Cataluña. Gas Natural o la Sociedad General de Aguas de Barcelona son dos ejemplos ilustrativos. 

 

La banca emprendió la senda para “blindarse” ante el escenario de una hipotética declaración. Primero fue el Sabadell y después CaixaBank quienes anunciaron el traslado de sus sedes sociales. En este último caso las razones que dio el Consejo de Administración fueron para “proteger los intereses de los clientes, accionistas y empleados, garantizando en todo momento la permanencia de la entidad, en la zona euro, bajo la supervisión del Banco Central Europeo (BCE)”.

 

Sin embargo, tras unas primeras horas han comenzado a levantarse las dudas de cuáles son los motivos reales para tomar estas medidas. Y es que Adicae, principal organización representativa de los consumidores financieros, ha calificado los argumentos de CaixaBank como “engaño”, al recordar que “los depositantes y clientes no afrontaban ni afrontan ningún problema real, dada la protección del Fondo de Garantía de Depósitos. De esta forma, la pretendida salvaguarda de la seguridad jurídica y regulatoria a la que apela Caixabank carece de fundamento efectivo”.

 

Además, esta organización ha anunciado que la próxima semana denunciará el decreto aprobado por el Gobierno para facilitar el traslado de las sedes sociales al considerar que “contraviene abiertamente las tendencias europeas en materia de derechos de los accionistas, de transparencia y de buen gobierno de las sociedades anónimas”, según ha informado Adicae.

 

A esto se une el hecho de que a la hora de tributar los impuestos el cambio de la sede social no afecta en casi nada a las empresas. Aunque la ley establece que la sede fiscal debe ser la misma que la sede social, el principal impuesto que pagan las empresas, el impuesto de sociedades, es estatal y lo cobra el Estado para después repartirlo entre las comunidades autónomas en función del sistema de financiación. Por lo que el cambio de sede social no afecta. 

 

Del mismo modo, tampoco afecta en el impuesto de actividades económicas ya que en este caso los bancos deberán seguir pagándolos en cada uno de los municipios donde tengan sucursales. De modo, que al ser el cambio de domicilio fiscal un trámite administrativo, sin cambiar sedes físicas ni traslado de puestos de trabajo, la repercusión en Cataluña será mínima. 

 

Según los expertos sí que tendrán repercusión al disminuir el tejido industrial y productivo si se van las empresas ya que puede provocar un efecto mariposa que disipe las posibilidades de futuras inversiones en ese territorio. 

 

Con ello cada vez cobran más fuerza las voces en las redes sociales que ponen en duda la motivación de las empresas para cambiar el domicilio fiscal y consideran que se trata de una mera campaña de marketing para evitar verse afectados ante los llamamientos a boicot a sus productos que desde hace tiempo circulan por las redes sociales y que esta semana también han experimentado un importante repunte. 
 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress