Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 8 octubre 2017
Opinión

LA HORA DE LA MAYORÍA SILENCIADA (Por C.Moral)

Marcar como favorita Enviar por email
OPINIÓN - ELDIAdigital.es | C.Moral 0 Comentarios

Este 8 de octubre llegó la hora de los “sin voz”, de quienes llevan años sufriendo la discriminación y las imposiciones más crueles del nacionalismo en Cataluña. Llegó la hora de “la mayoría silenciada”. Miles de personas que durante años habían asistido impávidas a los acontecimientos que se sucedían a su alrededor, inundaron las calles de la ciudad condal y abandonaron la pasividad para convertirse en actores protagonistas de una historia que hasta ahora había sido escrita tan solo por una parte de la sociedad catalana. 

 


Lo que ocurrió este domingo fue muy grande. Más de lo que muchos pueden llegar a imaginar o a sentir. Grande para quienes durante demasiado tiempo han sufrido la represión fascista de la que ahora son acusados. Demasiados años guardando silencio, callando gritos que querían salir y no podían. El independentismo catalán ha conseguido lo que nadie más en muchos años: que el resurgimiento del sentimiento español no sea visto como un movimiento cercano al franquismo, sino como la expresión de un pueblo silenciado, víctima de la represión más cínica dirigida por golpistas demasiado ruidosos. El nacionalismo que salió a la calle este domingo no expiraba violencia, ni agresión contra el catalanismo. Era un nacionalismo que salía en defensa propia tras años de silencio y que quitó el monopolio del que ha gozado el nacionalismo catalán durante demasiado tiempo. 

 


Hace pocos días, un amigo favorable al independentismo aseguraba no comprender por qué se hablaba de “mayoría silenciada”. Es fácil sentirse cómodo y seguro en un entorno aliado, pero no lo es tanto para quien camina solo en un sendero repleto de imposiciones. El que el nacionalismo haya ocupado todas y cada una de las esferas de la sociedad catalana ha convertido a Cataluña en territorio comanche para quien no comparte la ideología. A esto se refería hace poco Albert Boadella en una entrevista: “Mucha gente en Madrid me dice “estuve el mes pasado en Barcelona y no me pasó nada por la calle”. No obstante, yo siempre les contesto, “la próxima vez que vayas, si quieres, para comprobar este derrame de libertad te paseas conmigo media hora por Barcelona. Fácilmente, en estos treinta minutos, sin que medie palabra por mi parte, escucharás un ‘traidor’, un ‘facha’ o un ‘fascista’ dirigido a mi persona”. No hay que engañarse con esa aparente ‘normalidad’. Si miras todo lo que está pasando con cierta distancia, si no estás metido en la ‘cosa’, parece algo descerebrado, como si se hubieran vuelto locos”.

 


La injusticia ha estado campando a sus anchas por Cataluña durante demasiado tiempo. Ya lo decía Josep Borrell: “Quizás todos tenemos un poco de culpa por haber callado demasiado”. Ahora Puigdemont ya no puede acudir a su argumento más recurrente, el de todo un pueblo detrás de sus anhelos soberanistas. Ahora el mundo ha visto que Cataluña es más que eso. La misma arma con la que el independentismo ha querido gritar al exterior su fuerza es la que ha utilizado el resto de la sociedad catalana para mostrar la otra realidad oculta. Aquello que el Govern ignoró en el Parlamento catalán, lo pudo ver este domingo en las calles. 

 


No han faltado quienes, aludiendo a la presencia de partidos políticos en la manifestación, han querido desprestigiarla. Una lectura tergiversada, pero esperable por parte de quienes han manipulado tanto durante tanto tiempo. 

 


Tras la manifestación de hoy, el Govern y el nacionalismo viven sus horas más difíciles. La legitimidad en la que se apoyaba para proclamar la independencia se ha visto evidenciada por una mayoría que quiere vivir en paz. 

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress