Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 3 noviembre 2017

¿ESTAMOS PREPARADOS PARA UNAS NAVIDADES CON TURRONES AMARGOS? (D. Guijarro)

Marcar como favorita Enviar por email
OPINIÓN - ELDIAdigital.es | D. Guijarro 0 Comentarios

[Img #246799]

 

Después de semanas, meses y años del independentismo tirando piedras al león, éste ha acabado por despertarse. Rajoy tras el trámite del Senado aprobó el artículo 155 con contundencia y rapidez y con una jugada que pocos esperaban; convocatoria de elecciones para el 21 de diciembre. 

 

Con ellos se quería poner fin al discurso independentistas de ser un ‘Estado ocupado’ al tiempo que se les concede uno de sus deseos más repetidos en los últimos meses; ‘queremos votar’. Sin embargo, esta estrategia, acertada desde mi punto de vista, no está exenta de riesgos. 

 

Estos días se escuchan barbaridades como que los partidarios de la independencia pedirán que todos los partidos democráticos concurran a las elecciones con la exigencia de que se libere a los Jordis y los miembros del Gobierno catalán encarcelados. Es bien sabido que no hay nada más democrático que romper la separación de poderes. 

 

Tras unas primeras horas en las que en las distintas formaciones independentistas se ponía en duda la legitimidad de los comicios, poco a poco fueron anunciando su intención de participar en ellas, algunos ya avisan que sólo reconocerán el resultado si le es favorable. En fin un panorama muy complicado. 

 

En pleno proceso las encuestas apuntaban a que la opción independentista había perdido fuerza y que no era mayoría en Cataluña. Pocas horas después de conocerse la medida volvieron a salir pronósticos que alejaban a los secesionistas de la mayoría absoluta. 

 

Pero pocos días después un organismo oficial, el CIS catalán, se saltaba el control del Gobierno y hacía pública una encuesta en la que el independentismo lejos de perder fuerza subía siete puntos. Mayoría absoluta. Un mensaje que coincidió con el reto que desde Bélgica Puigdemont lanzaba a Rajoy para ver si reconocería el resultado de las urnas. Al parecer el único que sabía que esa encuesta se haría pública ese día era él, y por lo que parece también los resultados de la misma. 

 

El Brexit y las elecciones de EEUU nos ha demostrado que las encuestas no son dogmas de fe y que a pesar de tener unanimidad en los pronósticos se pueden equivocar. El fracaso es más probable cuanto más se estigmatice una opción. Quién reconocería que votaría a Trump o la salida de la UE cuando en todos lados se decía que eso era cosas de tontos y locos. Pero luego en la intimidad de las cabinas de las elecciones esos condicionantes no existen. 

 

Las encuestas hay que tomarlas con precaución, sobre todo cuando son interesadas de uno y otro lado. Pero para lo que sí nos puede servir es para ponernos sobre aviso y estar preparados para que el día 21 las urnas catalanas vuelvan a dar la mayoría a los partidos que apuestan por la separación. Pase lo que pase Cataluña se tomará los turrones dentro de España pero, ¿serán dulces o amargos?

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress