Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 7 noviembre 2017

Una reformadora providencial

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

 

 

Eso es Santa Teresa, imagen de Dios en nuestra tierra. España vieja nación debe mucho a Iglesia  y la  Iglesia debe mucho a España. Sus santos son patrimonio universal que han agrandado y humanizado al mundo, y siguen abriendo caminos al Evangelio en la sociedad, con la ejemplaridad  y testimonio de su santidad. Por ellos nos llegaron los carismas que siguen vigentes. Mientras la Europa del s,XVI, se rompía con la Reforma que negaba verdades fundamentales del cristianismo, en España surgieron promotores  de  la reforma verdadera: S. Ignacio con la Compañía de Jesús, el libro de los Ejercicios y los Colegios con el lema: “Todo a la mayor Gloria de Dios”(ANDG) se extendieron por el mundo;  S. Juan de Ávila emprendió la reforma del Clero Y Santa Teresa, San Juan de la Cruz y otros reformaron a los Carmelitas desde la mística  comunión con Dios, impactando también en los Mendicantes y en otras  personas consagradas a Dios. El XVI fue un siglo de apóstoles inquietos, emprendieron el camino de la interioridad y de la expansión, y a la vez una asombrosa  actividad, “a Dios rogando y con el mazo dando”. Nuestro siglo de Oro defendió y abrió  la Cristiandad con santos, escritores, soldados, misioneros, navegantes y luego con los miles de mártires en el siglo XX.

 

El  lema de Teresa “vuestra soy, para vos nací, qué queréis Señor de  mí” orienta amuchas personas, y se corresponde con el ignaciano: “Ante lo que Dios ha hecho por mí, la respuesta: aquí estoy Señor al servicio de tu Reino” Las claves del V Centenario Teresiano, y el espíritu del Jubileo, entrañan esta recomendación: “Solo os pido que le miréis a Él, válida para todos en momentos de alejamiento y silencio de Dios” De sentir el amor de Díos nacía en la santa una alegría contagiosa; el trato  con personas virtuosas induce a la  evangelización  y al testimonio. El arte religioso también lleva  a Dios, Sta Teresa d María es la más  representada  en  el arte. Muestra elocuente es “Las Edades  del Hombre” del 2015. Ser peregrinos andariegos, espiritualmente emprendedores, exige caminar  con  el Señor, llevando debajo de los pies todas  las  cosas  del mundo. Como escritora  todo lo aprendió  de  Dios. “Su Majestad ha sido el libro verdadero, que le dejó impregnado lo que debía leer y  hacer, de manera que no se pueda  olvidar. “El  Libro de su vida, Las Fundaciones, Las Moradas y La Subida al  Monte  Carmelo” reflejan lo aprendido en Dios. Respecto a la oración personal, enseña: “Mirad queel esposo no  está mirando otra cosa mas que le miremos. Desea tanto que le miremos que no queda por Él. Papa Francisco recuerda: “Andar por el camino de la oración, con determinación,  sin detenerse  hasta el final.”

 

En tiempos de confusión, de inseguridad y temores, es bueno recordar “Nada te turbe, nada de espante; quien a Dios tiene nada le falta, solo Dios basta.” El ideal de los místicos es vivir la interioridad hasta encontrar a Dios y verlo en todas las cosas. La oración nos hace a todos ver la vida a fondo. En su libro “De las moradas,”el alma es como un castillo, con un tesoro y con muchas moradas. Hay que acceder  a  él por la oración, liberarse y desprenderse de cosas, buscar trato con su Divina Majestad; después crecer y ordenar el amor, negándose de sí mismo; pero llegan momentos de  oscuridad y de noche para purificarse.“Has llegado a la  meta, al máximo grado de la vida en las séptimas  moradas.” En el centro del alma mora Dios, es la experiencia mística de la Santísima Trinidad. Entiendes como grandísima verdad ser Tres Personas y un solo Dios. Así, lo que tenemos por fe, allí lo entiende el alma, lo  podemos decir, por vista” (7ª Morada 1,6)  Su experiencia alegre, hoy es estímulo  para este tiempo, asediados por tantas cosas con la indiferencia y el olvido de Dios. El Jubileo Teresiano en Ávila, es ocasión  para  ordenar nuestra vida  ante  Dios

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress