Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 7 noviembre 2017
Turismo natural

Cuenca: El secreto que se esconde tras la piedra

Marcar como favorita Enviar por email
REPORTAJES | D. Guijarro 0 Comentarios

La Serranía de Cuenca es uno de los atractivos naturales más importantes de la provincia, aunque no el único, que encierra más de un secreto escondido tras la roca y cuyo descubrimiento puede convertirse en una auténtica aventura que no se olvida. Cualquier época y rincón es perfecta para una escapada donde fundirse con la naturaleza.

[Img #247207]

 

Cuenca es una de las provincias con mayor potencial y mejor oferta turística del interior de España. Sus condiciones naturales la convierten en un destino imprescindible para los amantes de este tipo de turismo y su ubicación geográfica es idónea por su cercanía y buenas comunicaciones. No en vano la Serranía de Cuenca es un espacio único de más de 74.000 hectáreas de terreno casi virgen que cada año visitan unos 200.000 turistas. 

 

Si decimos que Cuenca se ha labrado una imagen en piedra no es una metáfora ya que algunos de sus monumentos más conocidos internacionalmente están esculpidos en la roca por el efecto del agua, la erosión y el tiempo dándole unas formas caprichosas. Es el caso de la Ciudad Encantada. Un recorrido de unos tres kilómetros de distancia en la que el visitante puede fundirse con el entorno único, dejarse llevar por la imaginación con las formas caprichosas de las rocas y conocer los secretos de su formación. 

 

A poca distancia se puede encontrar un entorno similar aunque de extensión más reducida pero con un encanto particular. Se trata de Los Callejones de Las Majadas. Un lugar donde perderse es un placer. Los senderos se estrechan, se retuercen y conformar un laberinto que le da nombre a este paraje desde donde adentrarse en el corazón de la Serranía o empaparse en un mar de piedra. 

 

[Img #247208]Después de trabajar la imaginación para descubrir las formas ocultas en cada rincón es hora de dejarse llevar por la admiración y sobrecogerse ante las enormes formaciones rocosas que coronan las impresionantes masas forestales del entorno. Unos muros de piedra cortados como paredes verticales desafiando a los amantes de la escalada que acuden medir sus fuerzas. 

 

Una dureza que sólo el agua fue capaz de darle forma labrando las paredes que hoy se enfrentan en cualquiera de sus frecuentes hoces que forman los valles donde se dispersan los pequeños municipios en los que se puede degustar la gastronomía típica de la zona de montaña. 

 

Y esa unión del agua y la roca es más visible en otro de los monumentos más conocidos de esta parte de la provincia conquense; el Nacimiento del Río Cuervo. Un lugar para visitar en cualquier época del año, o en todas, para descubrir sus encantos. La belleza cromática del otoño, las impresionantes cascadas de hielo que se forman cuando la crudeza del invierno sacude la zona. La explosión de agua en primavera o la refrescante protección frente al calor del verano. 

 

Antes de dejar la zona, después de andar entre las rocas, contemplar el paisaje desde lo alto de las moles de piedra y descender por los senderos naturales, queda conocer el secreto que se guarda en el interior de la roca. La espeleología, una actividad cada vez más buscada y que ha llevado a convertir algunas de las cuevas más célebres de la provincia en auténticos reclamos turísticos para un público que busca algo diferente. 

 

[Img #247210]Es el caso de la cueva de La Ramera en la Hoz de Beteta. Una forma de adentrarse en la tierra pero antes hay que subir. Y es que esta cueva es peculiar hasta en su ubicación ya que su entrada se encuentra suspendida en un escarpe de roca al que hay que acceder mediante una escalera de metal. Según se adentra en su interior la oscuridad envuelve al visitante en un halo de misterio donde disfrutar de las formaciones que cuelgan desde los techos, las formas que brotan en el suelo o los murales de colores naturales que se deslizan por las paredes. Un entorno conocido y habitado desde la prehistoria que ahora se convierte en un atractivo turístico para la zona. 

 

Estos son sólo algunos de los muchos atractivos que ofrece la Serranía de Cuenca cuyo potencial turístico es tan sólido como las mismas rocas que acabamos de visitar. Un lugar al que hay que volver una y otra vez sin dejar de sorprenderse. 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress