Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 12 noviembre 2017

Obligaciones de los gobiernos

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Víctor Corcoba 0 Comentarios

​La realidad está ahí, por más que queramos omitirla, o evadirnos de ella. Nos desbordan las injusticias por doquier parte del planeta. La violencia tampoco cesa, generando multitud de problemas sociales, con las consabidas consecuencias dramáticas. Por otra parte, tenemos una minoría privilegiada que excluye y acrecienta las desigualdades entre análogos. Junto a este panorama desolador, unos gobiernos pasivos, sumidos muchos de ellos en actitudes corruptas, incapaces de luchar contra la intolerancia a través de un marco legal. La irresponsabilidad es manifiesta. Sálvese el que pueda. No pasamos de las bellas palabras a los hechos. Naciones Unidas nos recuerda permanentemente, que los Estados han de garantizar un acceso igualitario a los tribunales de justicia, para evitar que las posibles disputas se resuelvan activando más conflictos. Indudablemente, las normas son vitales pero no suficientes para luchar contra esta atmósfera tan intolerante como aborregada. Por eso, es preciso salir de este ambiente de liderazgos inconscientes, a fin de hacerlo más acorde al modelo del bien colectivo, del que todos hablamos pero poco hacemos. No olvidemos que estamos llamados a caminar juntos y, en consecuencia, hemos de fortalecer nuestro impulso comunitario, propiciando cambios y reorientándonos hacia actitudes más abiertas y generosas hacia el otro.

 

 
​Cuando no hay humildad todo se degrada y se desvirtúa. Precisamente, el secreto de la sapiencia radica en ese espíritu respetuoso, siempre dispuesto a servir dócilmente y de manera ejemplarizante. Todo lo contrario a lo que se percibe en algunos lugares del mundo en estos momentos, en el que prevalece el endiosamiento, un sentido exagerado y posesivo del yo, del poder por el poder, así como un orgullo personal, religioso o nacional, exacerbado. A mi juicio, es obligación de los gobiernos activar y promover la tolerancia a través de otros cultos más auténticos y humanos. Sin duda, tenemos que empezar por salvaguardarnos como especie. Nos lo acaba de recordar el Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres,  ante la situación de alerta climática en la que se halla el planeta: “Pido a los líderes mundiales que muestren coraje en la lucha contra los intereses arraigados, sabiduría para invertir en las oportunidades de futuro, y compasión por el tipo de mundo que construimos para nuestros hijos”. Los datos son verdaderamente escalofriantes. Las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera son actualmente las más altas en 800.000 años. Dicho lo cual, las emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2020 serán “probablemente tan elevadas” que dificultarán el alcance de los objetivos del Acuerdo Climático de París previstos para el 2030. La situación exige, por tanto, dirigentes que actúen con firmeza y compromiso.

 

Bien es verdad, que quizás deberíamos aprender a gobernarnos a nosotros mismos antes de gobernar a nuestros semejantes, no en vano luchar contra la intransigencia requiere una toma de conciencia individual. Sea como fuere, requerimos de una formación en valores que no termina en la escuela. Las dificultades son cada vez más globales, pero las soluciones pueden ser locales, casi individuales. Todos formamos parte del procedimiento armónico, solidarizándonos con las víctimas del fanatismo o desacreditando las octavillas avivadas por el odio. Esto nos exige comprensión mutua entre culturas y pueblos, entre nacionalidades y regiones, máxime en una época en que el extremismo y el radicalismo violento van en aumento, con un menosprecio total hacia la vida humana. Apenas valemos nada y esto es lo cruel. Nuestra gran asignatura pendiente es que todavía no hemos aprendido a convivir. Ojalá se despojen de la faz de la tierra esas complicidades políticas, obra de una codicia insaciable, que nos está triturando la supervivencia. El mundo no es sólo una materia prima a consumir o a derrochar como se quiera hasta su agotamiento, resultado de una explotación imprudente y alocada; y el ser humano, como tal, tampoco es un ser de compraventa y producción, inherente lleva consigo su propia dignidad. Luego, es horroroso que se continúe comercializando con vidas humanas como si fueran ganado o mercancía. Por ello, con urgencia, necesitamos sensibilizarnos cada cual consigo mismo, lo que ha de llevarnos a una viva preocupación, ética y responsable, por el respeto de los derechos humanos y al más decidido rechazo de sus violaciones.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress