Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 8 diciembre 2017

LOS RIVALES DE LA VERDAD (Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

 

Son el conocimiento inútil y la mentira, servidos por la información creciente, con tantas de realidades históricas, políticas, culturales y religiosas de los pueblos, junto con las experiencias de inventos y técnicas, de civilizaciones, formas de subsistencia y defensa, ante fenómenos naturales y posibles enemigos. Han existido unas formas de vida milenarias en distintos continentes, hasta llegar a la globalización actual con las comunicaciones. Así los usos, costumbres, leyes, técnicas, lenguas y creencias, rivalizan por la unificación del mundo, con la aspiración trascendente de encontrar un sentido, el cometido de las religiones. Pero la primera resistencia para asumir, manejar y vencer es la información, creciente hoy en el mundo de modo imparable. Los hechos se hacen patentes al momento y se repiten. La máquina de la información no descansa. Por ella sabemos el hoy y el pasado de nuestro mundo tan complejo. Las catástrofes naturales las vemos, atajarlas es más difícil. El s XX ha sido el más sangriento; y la información más que remediar las causas, acusa de provocación a los medios. Tantas películas, noticias, dramas, violaciones, crímenes y rupturas matrimoniales ¿no son más bien un conocimiento inútil y perverso? ¿La información viciosa de la sociedad libre no causa más daño que provecho? Hay ocultaciones y trasparencias, la verdad y la mentira corren por los mismos cauces. Los conocimientos científicos, las creencias y opiniones, la honradez, los errores y la racionalidad, también son tergiversados por la información.

 


Hoy caminamos hacia una civilización que reivindica cada identidad frente a otras, cuando en nuestro tiempo parece terminada la descolonización, dando la libertad a otros pueblos. Pero a la vez se intenta  reafirmar la identidad cultural de cada  pueblo frente a una globalización cultural y tecnológica, que parece imposible, ante el poderío económico e informativo de los bloques más poderosos. El Occidente tiene tres grandes fuerzas: la racionalidad de los filósofos griegos, la ley romana y la verdad cristiana, que impactan en las conciencias, personales y colectivas de pueblos y culturas. Pero la irracionalidad y la mentira, también utilizan la información, provocando errores y luchas. Y cuando se violan los derechos humanos, la racionalidad y las creencias, quedamos desarmados ante informaciones contrarias, faltos de ejemplos y sin y empleo de la verdad. Solamente  Cristo puede decir “Yo soy el camino, la verdad y la vida” y “la verdad os hará libres”; ya que la verdad y el bien se identifican. Nuestra civilización se basa en la racionalidad y en la creencia, pero sus rivales la información y las ideologías, están  al servicio de intereses mundanos que esclavizan al hombre.

 


Se dice que la fuerza que dirige el mundo es la mentira. Mentir es hacer o decir  lo contrario a lo que sabe o piensa. Es incumplir el VIII  Mandamiento. Pero según el Evangelio” Nada hay oculto que no llegue a saberse” y también enseña la experiencia  que en pocos  casos se llega a la verdad. La mentira es la defensa del débil. Examinando la historia han existido y existen mentiras que dañan a la humanidad. El s. XX vivió el nazismo, el comunismo y las guerras mundiales  En las democracias reales o aparentes se maquillan las encuestas y los resultados. En las ciencias sociales y en la política, la frontera entre la mentira y deformación ideológica, conducen a falsificaciones y abusos. Así en el Tercer Mundo se explotan sus recursos  a favor del mundo rico. La mentira científica se supera con más investigación y la mentira simple y ordinaria, es como un medio de acción.

 

Pero la mentira política de los Estados o de los partidos,  se cubre con secretos. La información  debería ser libre e imparcial; y cuando la opinión pública es mayoritaria, cambia el rumbo del poder. ¿Es realmente  la mentira es la que gobierna el mundo? No, aunque lo parezca.,”Dios saca de los males bienes.”La verdad y el bien  abundan más, pero el mal causa más ruido Librémonos del conocimiento inútil y de la mentira, camuflados  sutilmente en la información.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress