Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 13 diciembre 2017

LOS SACERDOTES ESPAÑOLES DEL 1939 AL 2000 (Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

 

Quienes vivieron la República y la guerra y los ordenados después en la paz, iniciaron una restauración material y espiritual en la iglesia, aunque con experiencias distintas. Hubo 6.400 sacerdotes y religiosos mártires y los destrozos del patrimonio religioso, artístico e histórico fueron incalculables en más de media España. Hecho que avergüenza y se silencia hoy; pero acometieron la restauración entre las dificultades de las posguerra española Hubo una reconciliación y en las diócesis más devastadas, se  afrontó la falta  de Clero sacrificado, los Seminarios se llenaron de alumnos, las iglesias y conventos se rehabilitación; pero muchos tesoros dedicados al culto se perdieron para siempre. La Iglesia volvió al Concordato del 1851 y a la Restauración  del 1875, contra  II República con Azaña  cuando dijo:“España ha dejado de ser católica” rompiendo con la historia Religiosa Católica. Y terminada la guerra, España políticamente volvió a sentirse católica, como lo fue hasta el l931. Pero el s. XX y tras las Guerras Mundiales  y  la expansión comunista, enfrentada a las democracias, la Iglesia  asumió la reforma  conciliar, se puso día y buscó el ecumenismo  entre los cristianos  

 


En la segunda mitad del s. XX comenzó la globalización, con la  revolución tecnológica, la información y el enfrentamiento del comunismo con el capitalismo, las democracias, la descolonización, el desarrollo acelerado de las comunicaciones y los derechos humanos. El Concilio Vaticano II anunciado en el 1959 se inició en el 1961 y terminó en 1965. A él acudieron obispos del mundo entero e invitados los ortodoxos. Los obispos españoles no estuvieron tan decisivos como en Trento y en el Vaticano I, pero D. José Guerra Campos  intervino brillantemente sobre el  marxismo. La hostilidad contra la Iglesia no cesó, pero surgieron la indiferencia y la secularización, cuestionando los compromisos en la vida sacerdotal y religiosa. El Concilio reafirmó los Derechos  Humanos, la libertad religiosa e independencia de la Iglesia frente al poder político, que el Estado veía como amenaza a la unidad y sentía incomodidad frente a la Iglesia, que sentía como deber suyo “ser conciencia crítica  en la sociedad” y defender al hombre.

 


La renovación ocasionada por los Documentos Conciliares, especialmente con La Iglesia y el mundo actual, La Dignidad de persona con la Libertad religiosa, La educación cristiana de la juventud y Las comunicaciones.  Pero el clero de más edad no veía  bien las renovaciones del clero joven que cambiaba la indumentaria eclesiástica por formas seculares. Y esto motivó que surgiera la Hermandad Sacerdotal que contó  más de 7.000 sacerdotes, y se creó una tensión con los demás sacerdotes españoles. Era disentir en las formas, buscando el bien. No fue ruptura ni traición a la Iglesia, pero fue necesaria la intervención de Pablo VI, España nación mayoritariamente católica, tenía que homologarse con el catolicismo renovado y sentirse libre e independiente de los poderes políticos. La Monarquía católica española, título desde los Reyes Católicos, desapareció en 1931, La transición política y la restauración de la Monarquía, fue precedida por la renovación conciliar. Costó llegar al Concordato del 1953 y superar la forma anterior “el proponer y presentar el Estado el nombrar los obispos en España.” 

 


El modelo actual de Iglesia, consiste en ser comunidad fundada en una fe más personal, libre, dialogante y convincente, basada en la evangelización y  la conversión. España tiene hoy unos Acuerdos Iglesia- Estado, que en la praxis son una “separación de los poderes  políticos y religiosos, con leal colaboración” El Papa dijo  al Rey  Juan Carlos I  “Nos no queremos más que libertad para evangelizar” Luego  de hecho - dice el cardenal Fernando Sebastián -“sin la colaboración decidida de una Iglesia renovada por el Concilio, la Transición no habría sido posible pacíficamente sin el Vaticano II, en una sociedad  pluralista, sin  evangelización y  sin conversión personal

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress