Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 3 enero 2018
Medio ambiente

El lince vivió en 2017 un "año negro" con 35 ejemplares fallecidos

Marcar como favorita Enviar por email
REGIÓN | ELDIAdigital 0 Comentarios

Un total de 35 linces han muerto en España durante el año 2017. EL 60 por ciento de los ejemplares fallecidos fueron atropellados y al menos cinco murieron por culpa de los furtivos, tras el hallazgo la pasada semana de una hembra tiroteada por técnicos del proyecto Life Iberlince en Villafranca de Córdoba.

[Img #256245]

 

Además, el Centro de Cría del Lince Ibérico de El Acebuche, ubicado en Almonte (Huelva) y referencia en el programa de cría en cautividad de la especie, hizo público el pasado 28 de diciembre que unos días antes había procedido a la eutanasia de la hembra de lince ibérico 'Boj', un ejemplar nacido en el medio natural hace 12 años y uno de los primeros ejemplares que formó parte del proyecto.

 

Según los datos del programa 'ex situ' recabados por Europa Press, 'Boj', procedente de la población silvestre de Doñana-Aljarafe, ingresó el 19 de octubre de 2005 en El Acebuche para formar parte del plantel de ejemplares reproductores. Esta hembra ha sido uno de los ejemplares que más ha aportado al programa de conservación de la especie, participando en seis temporadas reproductoras y dando lugar a 16 cachorros, muchos de los cuales forman parte del programa de cría, mientras que otros han sido liberados al medio natural para campear por las diferentes zonas de reintroducción en las que se está recuperando la especie.

 

En 2010 'Boj' fue uno de los ejemplares afectados por la Enfermedad Renal Crónica (ERC) y clasificada en fase 2 de dicha afección. A pesar de tratarse de una patología irreversible, gracias a los cuidados veterinarios recibidos, la evolución en este ejemplar fue moderada y pudo seguir participando como hembra reproductora durante varias campañas más. Fue en 2016, con once años de edad, cuando su estado empeoró y pasó a ser clasificada en fase terminal de la ERC, momento en el cual se decidió retirarla del plantel de reproductores.

 

'Boj' no sólo ha contribuido fijando sus genes en las poblaciones de linces ibéricos existentes, sino que, además, el trabajo directo durante tantos años con ella ha permitido implementar las técnicas de manejo en cautividad, así como profundizar en aspectos fisiológicos y veterinarios que tanto han contribuido para mejorar la gestión de las poblaciones de lince ibérico.

 

 

'NIEBLA', TIROTEADA

Por su parte, los técnicos del Proyecto Life Iberlince encontraron el 26 de diciembre el cadáver de Niebla, una hembra de lince ibérico que estaba incluida dentro del programa de radioseguimiento, que mostraba señal de inactividad que posteriormente confirmó los peores pronósticos.

 

Según los técnicos del programa, Niebla fue liberada el pasado 30 de enero en finca La Ventilla en Villafranca de Córdoba. Niebla es hija de Kilimanjaro y Coscoja y procedía del centro de cría en cautividad de La Olivilla de Santa Elena (Jaén).

 

En un primer análisis, Niebla no presentaba signos de violencia, pero tras practicarle una necropsia se ha desvelado que el cuerpo del lince tiene dentro "unos 35 plomos", lo que hace constatar que tras su muerte está la mano del hombre.

 

Para WWF, este es un "año terrible" para el lince a pesar de los avances en sus poblaciones e insta a terminar con estas muertes provocadas por causas humanas.

 

 

500 EJEMPLARES EN 2017

Si bien, WWF destaca los "frutos" del programa de recuperación y reintroducción de la especie, que ha pasado a contar con más de 475 ejemplares en 2017, cuando en 2002 quedaba menos de un centenar.

 

Durante el año 2016 nacieron 34 cachorros en libertad y la especie ha pasado de la categoría de "en peligro crítico de extinción" a la categoría inferior de "en peligro".

 

En la actualidad, el censo supera los 400 ejemplares en libertad en poblaciones como Doñana o Sierra Morena, donde hay cámaras trampa para observar a los distintos ejemplares a los que prácticamente se conoce por su nombre, por lo que la ONG considera que su recuperación "no está en peligro". En total, el último censo señala que hay 475 linces y se espera que al final de 2017 --cuando se actualice el próximo censo-- se superen los 500 ejemplares, pero advierte de que el alto número de linces muertos dispara todas las alarmas.

 

A escasos tres días de terminar el año, el responsable del programa Iberlince de WWF España, Ramón Pérez de Ayala, ve "desesperante" el número de los atropellos en Andalucía. "Hay que empezar a pensar en proyectos específicos no para la conservación de las vías, sino para hacer más 'verdes' las infraestructuras", ha precisado.

 

Pese a la situación "bastante preocupante", sin embargo celebra que las cifras de población "progresan adecuadamente" y cada vez son más numerosas.

 

En este contexto, el responsable del programa de Especies de WWF España, Luis Suárez, advierte de que la recuperación del lince puede verse ralentizada por estas muertes causadas de forma directa por el ser humano. "Es urgente poner fin a estos problemas para poder afrontar los verdaderos retos del futuro de la especie, como son la conservación del conejo y la conectividad entre poblaciones dispersas", ha reclamado.

 

Suárez denuncia la persistencia de puntos negros en las carreteras, ya que de los 12 linces atropellados en Andalucía, ocho han muerto en tres puntos de la A-IV, la N-420 y la A-301, que son competencia del Ministerio de Fomento y en Castilla-La Mancha, donde han sido atropellados siete linces, tres de ellos en una única carretera. Lo mismo ocurre en Castilla-La Mancha, donde han sido atropellados 7 linces, tres de ellos en una única carretera.

 

Por ello, la ONG denuncia que el Gobierno no ha puesto en marcha las "grandes obras prometidas" a pesar de tener financiación de las autoridades europeas y nacionales y, a nivel autonómico, insta a Andalucía y Castilla-La Mancha a incrementar sus esfuerzos para arreglar carreteras y construir pasos de fauna.

 

El secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, considera que es "un escándalo y una vergüenza que sigan muriendo linces en puntos de carreteras denunciados reiteradamente", aunque a pesar de ello ve que este 2017 ha sido un buen año para la expansión de la especie.

 

Si bien, ha adelantado que la ONG prevé denunciar a España ante la Comisión Europea por no arreglar los puntos negros para evitar los atropellos.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress