Martes, 15 noviembre 2011
Transporte urbano de Guadalajara

Los discapacitados piden más concienciación a los autobuses

Marcar como favorita Enviar por email

Guadalajara - Local | Eva Grueso 20:06 | 0 Comentarios

Las únicas quejas al servicio de transporte urbano es que no todos los conductores colaboran a la hora de bajar las rampas a quienes van a silla de ruedas, sin embargo, desde Aprodisfigu apuntan a que muchas veces se debe a que hay coches mal aparcados y no pueden para cerca. Cocemfe asegura que no todos bajan la rampa y que a veces paran lejos de la marquesina. La ONCE ha pedido que se coloquen números más grandes para que se vean mejor.

[Img #42253]El servicio de transporte urbano de Guadalajara quizá no necesite muchos cambios en cuanto a rutas, recorridos y frecuencias se refiere para las distintas asociaciones locales de discapacitados, pero sus conductores sí deberían estar un poco más concienciados con el colectivo en general.

El Día de Guadalajara ha querido saber de primera mano cuáles son las quejas más habituales de los socios de estas agrupaciones y sorprende que a todas llegan el mismo tipo de sugerencias: "no todos los conductores bajan la rampa", aseguran desde Cocemfe, "hay conductores que son menos amables con el colectivo", comentan desde Aprodisfigu y "hay autobuses que no paran en frente de la parada y no esperan", afirman en la ONCE. Son algunas de las reclamaciones que les llegan y que hacen extensivas a la administración local para que tome nota a la hora de redactar el futuro pliego de condiciones que regule el servicio de transporte urbano de Guadalajara.

Ángel Sánchez, presidente de la Comisión Ejecutiva y de Accesibilidad de Cocemfe, detalla que "aunque yo suelo utilizar mi coche sí que monté en autobús para comprobar cómo era el servicio". De esta experiencia no le surgieron quejas sobre el recorrido de la línea en cuestión, pero sí se percató de que "las rampas tienen demasiada pendiente y eso puede hacer que alguien se vaya hacia atrás de espaldas". Además de pedir una revisión en todos los vehículos del servicio para ajustar al máximo las rampas para que sean más fáciles de utilizar por los discapacitados, también añade que "hay veces que los conductores no pueden parar en la misma parada y al no poder ajustarse bien, no pueden bajar la rampa". Este problema tiene dos culpables "la falta de concienciación de los conductores y los ciudadanos que dejan mal aparcado su vehículo", describe Mariola Castillo, gerente de Cocemfe. Ella es la responsable de atender este tipo de quejas y por esa razón está muy familiarizada con el problema. "Es cierto que la Policía Local hace mucho para evitar que los coches aparquen mal, pero también queremos llevar a cabo una campaña de concienciación con la empresa que gestione el servicio", puntualiza. Y es que es necesario, aunque no obligatorio, que los conductores hagan todo lo posible para facilitar a las personas con movilidad reducida que puedan subir y bajar de los autobuses.

Con todo, desde Cocemfe recuerdan que tienen a disposición de quien lo requiera un servicio de transporte "puerta a puerta" para facilitar su desenvolvimiento por la ciudad y la provincia de Guadalajara. No obstante, cabe señalar que, como ocurre con otros sectores, este servicio está subvencionado por la delegación de Salud y Bienestar Social, administración que todavía no a aportado ni un euro. "Solo pedimos que nos paguen cuanto antes la subvención, porque hemos tenido que adelantar el coste noso-tros, y que para el próximo año no la reduzcan porque es un servicio que llevamos ofreciendo desde hace 22 años", explica la gerente.

Aprodisfigu es una de las asociaciones donde menos quejas de sus usuarios se reciben contra el servicio de transporte urbano. Señalan que "a veces sí hay quejas de que hay conductores que son menos amables", pero que son pocas y que "la frecuencia de paso los fines de semana es muy baja". ninguno de sus socios "nos ha dicho nada sobre que los conductores se hayan negado a bajar las rampas de los autobuses", puntualizan.

Sensibilidad para los ciegos
Otro colectivo que necesita de una sensibilidad especial es el de discapacitados visuales. Así, la presidenta de la ONCE, Elena Rodríguez, explica que "la única queja de nuestros usuarios es que muchas veces en lugar de parar justo en la marquesina, se iba más allá y una persona que no ve a la hora de coger ese autobús lo tenía complicado porque entre que se quiere desplazar y no, el conductor se iba".

En el mes de agosto, la presidenta se reunió con el concejal responsable del área de Transportes, Juan Antonio de las Heras, para exponerle este problema y asegura que "parece que han hecho caso". Aprovechando esa cita, Rodríguez también le propuso "que se pudieran incorporar un número más grande que el que actualmente llevan en el parabrisas tanto para que los deficientes visuales graves, como es nuestro colectivo, como para personas mayores que no tienen una visión tan nítida, se puedan defender en este tema". Esta idea "parece ser que ya está contemplado según nos dijeron en la reunión", por lo que desde la ONCE no tienen, de momento, ninguna otra sugerencia de cambio que hacer al respecto.
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2014 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
POWERED BY FOLIOePRESS