Miércoles, 13 junio 2012
Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca la declara nula por abusiva

Varapalo judicial a Banco CCM por incluir la cláusula suelo en las hipotecas

Marcar como favorita Enviar por email

Economía - Finanzas | F. J. Llana 19:05 | 2 Comentarios

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Cuenca ha declarado nula por vicio del consentimiento y contraria a la buena fe la cláusula suelo aplicada por Banco CCM a la hipoteca sobre dos viviendas ubicadas en Madrid que fueron adquiridas por una sociedad dedicada a la promoción y venta de inmuebles.

[Img #72434]
Una sentencia que abre la puerta para que todas aquellas personas que tienen suscrito un préstamo hipotecario con esta entidad y que han visto con sorpresa que aunque el Euribor bajaba hasta alcanzar unos niveles históricos, sus bolsillos no notaban los beneficios en la misma proporción, puedan reclamar ahora por la vía judicial las cantidades que han pagado de forma indebida.

Cantidades nada desdeñables si se tiene en cuenta que sólo en este caso Banco CCM ha sido condenada a reintegrar los más de 37.000 euros pagados en exceso por la aplicación de la referida cláusula, y que, por ejemplo, para una hipoteca media de unos 200.000 euros el sobrecoste para los hipotecados supera los 1.000 euros anuales.

¿El motivo? La existencia en las escrituras de los préstamos de un pequeño apartado en el que se establece que con independencia de que el Euribor baje, el tipo mínimo que se aplicará será siempre del 2%, 3% o hasta del 5%, como es el caso de la empresa conquense que acaba de ganar el juicio.

Un límite que el tribunal entiende desproporcionado si se compara con el techo del 11 ó 12% fijado por la entidad como nivel a partir del cual el titular del préstamo no tendría que pagar. De hecho, desde que se firmó la hipoteca el índice de referencia jamás superó el 5,5%, una circunstancia que según recoge la condena a Banco CCM pone de manifiesto "que existe un desequilibrio entre las prestaciones a cargo de cada una de las partes".

Y no sólo eso, ya que en la sentencia se indica que aunque el banco hubiera cumplido con los deberes de información y transparencia legalmente impuestos, "su actuación sería contraria a la buena fe contractual", ya que la cláusula suelo tan sólo se incluye en su propio beneficio.

Importante alcance
Esta trascendental sentencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Cuenca permitirá beneficiarse a miles de ciudadanos que tienen firmada una hipoteca con Banco CCM, al poner de manifiesto que las cláusulas de suelo, en primer lugar, son condiciones generales de la contratación y no cláusulas negociadas individualmente, que impone la entidad crediticia aprovechando la potestad que posee de denegar el crédito o de no iniciar ni siquiera los trámites del mismo en el caso de que el cliente se opusiera a aceptarla.

Así lo reconoce el propio Banco de España en un informe remitido a solicitud de la Dirección General del Tesoro y Política Financiera en el que establece que la aplicación o no de este tipo de cláusulas es, en general, una práctica decidida, en cada momento, por cada una de las entidades para el conjunto de sus operaciones.

Una decisión unilateral que choca frontalmente con la obligación recogida en el artículo 1261 del Código Civil de que en todo contrato debe haber consentimiento por las partes que lo firman, ya que de lo contrario sería "nulo" por vicio de consentimiento, como también si la entidad financiera calla o no advierte debidamente al cliente del contenido del mismo, tal y como ha ocurrido en este caso.

Firmar con prisas
Y es que precisamente uno de los motivos esgrimidos en la sentencia para declarar nulo el contrato es que la entidad no ha informado de forma efectiva sobre la “exacta” naturaleza y alcance del producto contratado, no valiendo la frase de “cuyo contenido declara conocer en su integridad” a la hora de firmar la operación crediticia.

Más aún cuando en el caso de Banco CCM el representante de la empresa demandante conoció las condiciones del préstamo hipotecario en el momento en que iba a firmarlo en la notaría, a pesar de haberlas solicitado en varias ocasiones con anterioridad.

Unas peticiones ante las que encontró siempre una respuesta negativa por parte de la entidad, bajo el argumento de que la cláusula suelo "era lo normal en todas las escrituras".

Expresión ésta que para el tribunal es una clara muestra de que el cliente firmó la operación por la confianza que le merecía la entidad, y que luego se demostró que era un abuso.

No en vano, en los fundamentos de la sentencia se afirma que la declaración del demandante no ofreció ningún tipo de dudas al juzgador, fundamentalmente porque la entidad financiera no fue capaz de aportar ninguna prueba que desvirtuara lo que éste afirmó y, lo que es más concluyente, tampoco que le hubiera informado sobre las cláusulas suelo incluidas en las hipotecas a las que se subrogó.

Silencio o evasivas por parte del banco que tal y como contempla el artículo 405.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil son motivos suficientes para que los tribunales lo consideren “como admisión tácita de los hechos que le son perjudiciales”.

Por otro lado, la citada resolución judicial deja bien claro que esta cláusula representa un pacto añadido y accesorio a los intereses del préstamo, es decir, que no son elemento esencial del mismo y, por consiguiente, es posible su control de legalidad y abusividad por los juzgados, como así ha ocurrido.

Nula por vicio de consentimiento
En la sentencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Cuenca se condena a Banco CCM a reintegrar 37.363,57 euros a la demandada en concepto de cantidades pagadas en exceso por la aplicación de la cláusula de límite mínimo de la variación del tipo de interés (cláusula suelo), así como de las cantidades que con posterioridad a la demanda se hayan abonado en aplicación de las cláusulas consideradas nulas, incrementadas en el interés legal devengado desde que los excesos de cuota fueron cobrados hasta la citada resolución judicial, incrementados en dos puntos tras el dictado de la sentencia.

En este sentido, el Tribunal apunta que dichas cantidades se determinan por la diferencia entre lo abonado en aplicación de la cláusula de suelo y lo que se debió abonar de no aplicarse la misma.

Asimismo, Banco CCM deberá correr con las costas judiciales, en aplicación de lo dispuesto en el artículo  394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, toda vez que la demandante ha ganado el pleito .

En su fallo, el citado tribunal declara nula por vicio de consentimiento y contraria a la buena fe la cláusula que establece un límite mínimo a la variación del tipo de interés contenida en los préstamos hipotecarios suscritos entre la sociedad mercantil que presentó la demanda y Banco CCM.

Camino abierto para las reclamaciones
La sentencia emitida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Cuenca echa por tierra todos y cada uno de los argumentos esgrimidos por Banco CCM a la hora de incluir en los préstamos hipotecarios la llamada cláusula suelo. Uno de los más llamativos tiene que ver con que al tratarse de un contrato firmado por una sociedad mercantil no puede aplicarse el régimen de cláusulas abusivas. 

Algo que el tribunal desestima al considerar que las cláusulas suelo son condiciones generales de la contratación y, por consiguiente, están reguladas por la Ley 7/98, de 13 de abril, en la que se dice claramente que será de aplicación a los contratos celebrados entre un profesional (predisponente) y cualquier persona física o jurídica (adherente).

Este último podrá ser también un profesional, sin necesidad de que actúe en el marco de su actividad, señala el artículo 2 del citado texto legislativo.

Beneficios
Tras esta sentencia, que puede ser recurrida por la entidad financiera, supone un paso más en la lucha de los consumidores contra los abusos por parte de bancos y cajas de ahorros. En el caso concreto de la cláusula suelo, la consideración de nula por parte de los tribunales, además del efecto inmediato que se produce al pagar menos cuota mensual, existe otro efecto que estos clientes van a notar a partir de ahora.

Y es que al aplicarles la cláusula suelo no sólo se produce un efecto visible inmediato de tener que pagar una cuota mensual superior a la que resultaría de aplicar sólo el euríbor más el índice de referencia pactado en el contrato, sino que además se produce una menor amortización de capital en la hipoteca, por lo que el cliente al que se le ha aplicado la clausula suelo declarada nula, se encuentra ahora en la próxima revisión anual de tipos con un capital hipotecario pendiente mayor que el que hubiera tenido de no ser aplicada esa cláusula.

Esto conlleva que además del efecto por el mayor tipo de interés, sufra la pérdida económica de tener que abonar intereses por un capital mayor. Prácticas que cada vez más tribunales están calificando de abusivas y cuya eliminación o no está en manos del Supremo.
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
2 Comentarios
Bruno
Fecha: Jueves, 14 junio 2012 a las 09:40
No es de recibo que los bancos impongan clausulas abusivas, pero si lo hacen, una vez que se detecta el abuso, la justicia tiene que actuar de oficio contra esas entidades. En este caso se trata de una sociedad por tanto tiene abogados a sueldo y se puede permitir pleitear contra un banco, pero una persona de la calle no puede gastarse su dinero en litigar contra un banco. Por tanto los ciudadanos siempre pierden.
maria pilar
Fecha: Jueves, 13 junio 2013 a las 10:23
hola yo tengo clausula suelo del 4%, y he hablado con la directora de que me lo anule y me ha contestado que nó, porque está firmado ante notario, qué debo hacer? muchas gracias
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2014 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
POWERED BY FOLIOePRESS