Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Cartas de los lectores

enviado por Rafa Montilla
23 de mayo de 2017
Sr. Director...
Carta Abierta a D. Pedro del Olmo, Delegado Territorial de UGT Guadalajara

A lo largo de este fin de semana y en diversos medios de comunicación he encontrado informaciones sobre su participación en la manifestación organizada por el colectivo Ática el pasado día 20 de mayo y como antiguo miembro del sindicato UGT me veo obligado a transmitirle mi sorpresa y malestar por dicha asistencia, en la creencia de que actitudes como esta no se hubieran producido en otros momentos de este sindicato.
Mire usted, lamentablemente en nuestro país se ha puesto de moda que los representantes de la sociedad actúen como si viviesen al margen de la realidad, en un absurdo mundo de yupi donde “todo vale y no pasa nada”, pero no debería ser así y este caso es un ejemplo negativo de ello, donde prefiero situar su participación, pero “sí que pasan cosas por nuestros actos”.
Por muy loables que puedan ser sus preferencias hacia la caza y/o la pesca, sobre lo que no voy a opinar precisamente por respeto, que no se demostró el sábado en la manifestación, sí que hay otras cuestiones que, le gusten o no, denotan una falta de sensibilidad y un desprecio por las funciones y responsabilidades que ostenta dentro de UGT. Como ejemplo puedo citar que pretenda mezclar su vida “particular” con la pública del sindicato pues usted no puede considerarse una persona en igualdad de condiciones que otra sin responsabilidad sindical, social o pública y no me sirve, por tanto, que se escude bajo la bandera del “fui a título personal o particular” por las razones que le expongo a continuación:
Primera. En todo acto público, y la manifestación lo era, no es posible desligar su persona del cargo que ostenta. Así ocurre siempre y a todos nos ha pasado en algún momento. Hasta tal punto es cierto esto que digo que su nombre y su cargo han aparecido publicados por todos los medios de comunicación al dar la noticia, pero no han publicado ni un solo nombre del resto de asistentes particulares, por lo tanto, usted se encontraba representando a UGT de facto y dudo que alguna persona de entre los asistentes no lo viera de ese modo.
Segundo. Dicha manifestación tenía como uno de sus objetivos principales conseguir el cese o el despido de “tres trabajadores” de la sección de caza y pesca de la delegación de Agricultura en Guadalajara, lo que motiva que su participación se vea cuando menos chocante y cínica. Como alto representante de UGT su obligación debería ser la defensa de cualquier trabajador por encima de intereses personal privados.
¿Ha pensado qué ocurriría si el cese se hiciera efectivo?, desconozco si estas personas están afiliadas al sindicato UGT, la verdad es que poco importa, pues la cuestión primordial es que usted, que debería ser defensor de los trabajadores se ha convertido en acusador, juez y verdugo.
¿Qué les dirá si acuden al sindicato UGT para que defiendan su puesto de trabajo?
¿Les leerá el manifiesto de Ática?
Pero lo peor de todo es que me estoy preguntando ¿es ésta la actitud habitual del sindicato UGT en la defensa de los trabajadores?, ¿por medio de manifestaciones amenazadoras hasta conseguir el despido de los propios trabajadores que debería defender?
Puedo asegurarle que siempre defenderé su derecho a la intimidad y que pueda realizar sus actividades particulares en libertad cuando le plazca, pero no es éste el caso, pues ¡EL CARGO OBLIGA! Y usted lo ha olvidado o menospreciado, por aquello que comenté al comienzo de mi carta, ¡No pasa nada!, ¿Está seguro?
Por lo tanto, estoy convencido que desde el pasado sábado muchos trabajadores, y los funcionarios también lo son, tenemos mucho en que pensar sobre el sindicato UGT, pero principalmente opino que en la sección de caza y pesca, trabajan al menos tres personas, trabajadores también, que se merecen unas sinceras disculpas, tanto por su parte como por UGT, que les ha estado ignorando todos estos meses de acoso sin que hayan mostrado el más mínimo interés por su situación, al margen de que usted o cualquier otro miembro del sindicato, estén o no de acuerdo con el trabajo que realizan estas personas, lo que redundaría en beneficio de la concordia dentro del ámbito laboral de Guadalajara, estoy convencido de ello.
Atentamente
Rafael Montilla.
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress