Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Cartas de los lectores

enviado por Rafa Montilla
31 de mayo de 2017
Sr. Director...
Carta Abierta a ÁTICA y su ¿defensa del sr. Pedro del Olmo (UGT)? (por alusiones)

¡Sorpresa!, sí sorpresa es la que me he llevado al ver mi nombre en las aclaraciones de ATICA, publicadas el pasado día 29 de mayo. No lo entiendo, porque de momento no me he manifestado directamente sobre esa organización, ni a favor ni en contra. Me he limitado exclusivamente a reseñar informaciones aparecidas en la prensa, relacionadas con mi discrepancia por la actuación del sr del Olmo y lo poco convincente que me pareció la desvinculación de UGT. Entonces, ¿dónde radica el interés de ATICA por involucrarme?

Mi sorpresa es mayor por cuanto, una vez publicadas mis discrepancias, tenía la intención de “dejarlo estar”, por-que considero que ya está todo dicho por las tres partes, mi opinión ha quedado bien clara, UGT también se ha posicionado, y lo respeto, aunque no coincidamos, y el sr Pedro del Olmo… “no está ni se le espera”. Por lo tanto, tan solo queda que la ciudadanía, libremente, medite sobre la cuestión que planteé en mis cartas abiertas de los días 23 y 26 de este mes de mayo.
Con estas dudas en la mente, concluí que se daban dos cuestiones, pero me pregunté si merecía la pena contes-tar a su escrito, ¿servirá para añadir algo importante a lo ya conocido?, a mi entender poco o nada. La primera cuestión que me he planteado pasa por que fuera un intento de ATICA por mantener vivo el conflicto que mantie-nen con la delegación de Agricultura, o bien abrir nuevos frentes que alarguen las noticias relacionadas con ésta cuestión. Pues bien, para eso ¡NO CUENTEN CONMIGO!
La otra opción que he barajado se centra en la cuestión de la aparición del sr del Olmo en la manifestación del pasado sábado 20 de mayo. ¿Por qué es tan importante para ATICA defender a este sindicalista?, ¿por corporati-vismo? Flaco favor hacen al sindicato UGT reavivando nuevamente esta cuestión, justo en el momento que co-menzaba a decaer en la opinión pública.
En sociología y psicología se estudia un proceso curioso que se da en las sociedades modernas, “la mente social es corta”. Las cuestiones sociales se olvidan a más velocidad y con mayor facilidad que las experiencias personales. Por esta razón, las noticias pasan de moda rápidamente. Con esta premisa en mente, confieso que la duda me ha tenido en vilo durante unas horas, evitando que el sentimiento de urgencia social me impulsara a contestar sin una meditación pausada, como suelo hacer. ¿Tiene interés mi participación?, ¿Dónde centro la atención de la respuesta? Una vez decidido a responder, mi intención ha sido limitar la contestación a lo estrictamente relacionado con mis cartas abiertas anteriores, sin entrar en los detalles ya publicados, en la medida de lo posible para que el texto tenga sentido, y remitir a los lectores interesados en conocer y comprender los orígenes de mis discrepancias con UGT, a que consulten dichas publicaciones. Por lo tanto, dejaré de lado todo lo que tenga que ver con los motivos de la manifestación, a excepción de las dudas que me manifiesta ATICA en su escrito, en cuanto a las “lindezas” que no quise exponer entonces y a la cuestión del acoso principalmente.

1.- Sobre el número de cotos: Les felicito por el número tan elevado de cotos que gestionan, así como por los asociados que tienen afiliados, pero más allá de esto ¿qué significa? Todo depende del lado de la botella que se quiera mirar. Gestionan algo más del 50% de los cotos, lo que significa que casi el otro 50% no pertenece a ATICA. Que cada cual elija lo que más le convenga sin presiones.

2.- Sobre la manifestación pacífica y las “lindezas”: Si por pacífica entienden que no rompieron mobiliario urbano, ni golpearon a nadie contrario a sus ideas, les felicito y lo acepto. Sin embargo están ignorando la VIOLENCIA VERBAL Y COERCITIVA, que indudablemente sí que se dio, sobre todo durante los momentos finales del acto en el Parque de la Concordia. Esto es fácilmente comprobable por los vídeos de esos momentos y que circulan libremente por internet. Sobre las “lindezas” vertidas, es cierto que han cuidado mucho sus manifestaciones, pero al mismo tiempo han admitido, amparado y alentado otras sin que hayan hecho el más mínimo intento para pararlo. En el mismo vídeo antes mencionado es posible ver y escuchar como desde el podio se daban abiertamente los nombres de los funcionarios atacados, lo que está penalizado por la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal, y atenta directamente contra los derechos constitucionales a la intimidad de los técnicos de caza y pesca. ¿Han pensado en esta cuestión?
En el mismo acto, informaron a los presentes que los técnicos no son de Guadalajara, e insinuaron a gritos que estas personas no tienen derecho a “seguir aquí”. También se gritó, desde la tribuna, “que se vayan estos tíos de Guadalajara”, respondiendo los presentes con expresiones del tipo “que se larguen” o “que se vayan a su put… casa”. En otro momento, se escucha como el ponente gritaba “hay que quitar a los tres técnicos con nombres y apellidos, Si, tienen nombres y apellidos…” oyéndose como contestan los asistentes “Hijos de put…”.
En varios momentos del vídeo las arengas, desde la tribuna, de peticiones de cese de los técnicos, son contesta-das por los asistentes con gritos de “despido”, “que se vayan al paro”, siendo el grito de “al paro” lo que más puede oírse. ¿Y la respuesta de los responsables de ATICA en esos momentos?, Ninguna. Repito que en ningún momento hubo intentos de parar esas manifestaciones desde la dirección de ATICA o por quienes hablaban en esos momentos desde la tribuna. Y considero que no tienen justificación alguna, pues es imposible que no lo oyeran o que no se hubieran enterado, pues la distancia entre la tribuna y los asistentes no era superior a 5 metros de distancia entre la tribuna y los asistentes. ¿Les Parecen pocas lindezas? Creo que no sería ético por parte de ATICA intentar desligarse de estas cuestiones, inculpando a los asistentes, cuando estos han sido alentados fervorosamente desde la propia dirección de la institución, lo que corresponde en estos casos es asumir la responsabilidad por la pérdida de control de la situación.
La impresión que me ha quedado de esto es que “han alimentado a un lobo y ahora no saben cómo justificar el que muerda”. Quizás tengan razón en sus reclamaciones, no entro en esa cuestión, pero si puedo advertir que para las personas ajenas al conflicto, como es mi caso, han perdido toda la razón de sus demandas, así como el apoyo popular, con comportamientos como los mencionados, más allá del sector de sus afiliados. Al menos así lo veo desde “la barrera” usando términos taurinos. En definitiva, puede que no hayan demandado el despido de estas personas abiertamente, pero si lo han consentido entre sus afiliados, por medio de juegos semánticos que no todas las personas saben reconocer (“cesar” a una persona, se convierte fácilmente en despedir).

3.- Sobre el acoso: A este aspecto voy a contestarles por medio del diccionario de la Real Academia de España que contesta claramente a la cuestión, evitando errores al definirlo por mi parte: (RAE 30/05/2017:12,55)
Acoso Laboral: Consiste en someter a un empleado a presión psicológica para provocar su marginación, dentro del ámbito laboral.
Acoso Psicológico: práctica que consiste en dispensar un trato vejatorio y descalificador a una persona con el fin de desestabilizarla psíquicamente.
Acoso Moral: se considera similar al acoso psicológico
Y en otro apartado define la acción de “Acosar” con tres definiciones de las que me quedo con dos de ellas por ser las más clarificadoras:
Acepción 1ª.-Perseguir, sin darle tregua ni reposo, a un animal o persona.
Acepción 3ª.-Apremiar de forma insistente a alguien con molestias o requerimientos.
No digo más sobre esta cuestión, se ha contestado por si sola.

4.- Sobre la defensa del sr Pedro del Olmo: poco voy a insistir sobre el asunto, como he dicho anteriormente, remito a los lectores interesados a mis cartas abiertas, a excepción de lo que manifiestan de la participación de otras personas afiliadas a sindicatos y partidos políticos que es una cuestión nueva. Contra estos señores nada tengo en contra por su participación en la manifestación, están en su pleno derecho, son afiliados de base, y NO TIENEN CARGO dentro de los sindicatos. Los partidos políticos nada tienen que ver en esta cuestión. Aquí radica la diferencia. Un representante sindical, legalmente constituido tiene responsabilidades al margen de sus preferen-cias y los afiliados de base, no. Por eso unos están, normalmente, liberados y el resto seguimos trabajando. Pero sobre todo, los sindicatos tienen la consideración de Agentes Sociales para la Defensa de los Trabajadores, y se financian principalmente a través de subvenciones directas de los Presupuestos Generales del Estado, es decir de los impuestos que todos los trabajadores pagamos religiosamente. Y por esta misma razón me preocupa cómo funcionan los sindicatos, pero no opino ni me interesa como funciona ATICA o cualquier otra organización privada a la cual yo no pertenezca. Son los afiliados, socios, etc., en conjunto, quienes deberían controlar la gestión de la entidad a la que pertenecen y asumir las consecuencias por las decisiones que se tomen.
Por cierto, en ningún momento he relacionado a UGT con ustedes, ATICA, creo que esta cuestión no va conmigo. Mi crítica siempre se ha centrado en que el sindicato mencionado, en cuanto a que no había estado alerta sobre las actuaciones de un alto cargo del sindicato (asistencia a la manifestación en la que se pedía el cese de trabaja-dores y donde se terminó pidiendo su despido, como he mostrado antes), y la otra cuestión se centra en la reac-ción de UGT que consideré improvisada. No entiendo a qué se refieren conque he relacionado ambos organismos, y por lo tanto, no opino sobre la cuestión.

Llegados a este punto, ¿Considero cierta la pregunta del título de esta carta abierta? Creo que sí. Dos razo-nes principales puedo aportar: la primera es que las cuestiones planteadas en su escrito y referidas de alguna forma a la manifestación, tienen poca relevancia para el público en general, a día de hoy, y estoy convencido que tampoco para ATICA, pues sus ideales están tremendamente arraigados dentro de su colectivo y el convencimiento de que sus actos han sido correctos inunda todas las comunicaciones públicas que publican, por lo que mi opinión les importa más bien poco o nada. La segunda, sin embargo, es interesante, pues entiendo que defiendan a su afiliado, el sr del Olmo, pero ¿a UGT?, y esa es la impresión que se desprende con una lectura pausada de sus aclaraciones.

Espero que mis explicaciones satisfagan a ATICA y a sus afiliados, y como he dicho al comienzo de este escrito, no voy a participar ni dejarme manipular como desvío de la atención de otras cuestiones ajenas a las cartas abier-tas firmadas por mí y que se han publicado durante este mes de mayo. Por lo tanto, he decidido no contestar en el futuro a escritos que no tengan relación directa con los temas tratados en dichas cartas abiertas, pues los lectores merecen el máximo respeto en las comunicaciones publicadas. Me reitero en que es el momento de la reflexión y no de la confusión.

Para finalizar, considero que UGT, como institución, no necesita defensores externos alguno. Mi intención no ha sido nunca el perjudicarla o provocar que desaparezca, sino todo lo contrario. La motivación final y auténtica, es que, de cara al futuro, mejore corrigiendo los errores cometidos. Pero para conseguirlo, opino que el sindicato necesita dirigentes éticos con el suficiente valor para tomar decisiones difíciles.
¿LOS TIENE?

Atentamente
Rafael Montilla
-31 de mayo de 2017-
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2017 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress