Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 1 enero 2016

El hartazgo del sillero

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Francisco Page 2 Comentarios

 

A veces tengo la sensación de que los políticos nos toman por gilipollas. Todos, sin excepción. El otro día, el Presidente de ClM afirmaba que aspira un pacto de Estado con los de Podemos similar al que él tiene en la región. No nos explica cómo conseguir que el coletas y adheridos pasen por el aro de estar calladitos no vaya a ser que venga la Cospe; en realidad, estoy seguro de que García-Page no quiere eso, sino echar al Sánchez. Anda en el mismo bando coyuntural que la mater amantísima Susana más conocida por su costal de obviedades que pronuncia con mucha afectación y movimiento de manos.

 

La Susana y el Emiliano son muy parecidos en objetivos, no en estrategias. Ambos aspiran a ser más de lo que son, sueñan con liderar un país de leche y miel para lo que están dispuestos a cualquier cosa siempre que sean otros los que se quemen; recuérdese a Madina y Pérez Tapias. Los dos participaron en una suerte de conspiración para que fuera Sánchez, el más manejero creían, el candidato a la Moncloa. Como les ha salido rana, no acepta el tutelaje, lo señalan como indigno y quieren que haya un nuevo congreso ya, mañana, tantos como sea posible hasta que los militantes acepten como inevitable que cualquiera de ellos se siente en la poltrona. A ninguno le gusta perder, además ambos cuentan con una cohorte de falderos que viven de puta madre bajo la buena sombra y cuya única actividad consiste en repetirles al oído cada día lo malos que son los otros y cómo su capacidad política e intelectual está tan desaprovechada. De paso ambos se desayunan cada día frente a un espejo mágico que les confirma las aseveraciones de la clientela. Parece el cuento de Bancanieves donde ellos son la madrastra.

 

Servidor de Dios y de usted no cree que ninguno esté capacitado, es una opinión como otra cualquiera. Los personalismos en política son muy peligrosos para los partidos; humildemente les recomendaría que escuchasen a las bases, a esos que ponen carteles y ensobran papeletas, porque a lo mejor se sorprenderían al oír soluciones de unión, no de división. Y si no, practicarían la democracia interna, tan necesaria.

 

En cualquier caso, feliz año nuevo para ti lector, también a Emiliano y a Susana. Y a Sánchez. Y que Dios nos coja confesados cuando se harte el sillero.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Voltaire
Fecha: Domingo, 3 enero 2016 a las 16:35
Cuanta razón tienes. Magnífica reflexion
García-Sánchez
Fecha: Domingo, 3 enero 2016 a las 15:06
Esa querencia al sillón, que tan lúcidamente retrata el Sr. Page, es, por desgracia de los ciudadanos, la rémora que frena el avance de este país. Vanidades engordadas con dádivas, que los ganapanes que se ceban en eso que llaman eufemísticamente "hacer política" hacen que al mando de no pocas instituciones, haya inútiles integrales cuyo único merito ha sido el de hacer gala de una flexibilidad inusitada a la hora de doblar el lomo y abrir la boca. Quien tenga oídos, que entienda. Y sino, que se compre un libro y aprenda.

eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress