Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 10 mayo 2016
Blogs

La Iglesia en esta hora política

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

La Conferencia Episcopal Española-CEE-existe desde hace medio siglo como en las demás naciones cristianas. Desde el Vaticano II no hay para el catolicismo Estados confesionales, hoy son laicos o aconfesionales. Y si los Estados democráticos normales deben custodiar y defender los derechos y libertades de los ciudadanos en la comunidad política, con sus libertades personales cívicas y religiosas, también la vida humana y la propiedad, que son de las más fundamentales, deberán ser defendidas, por razones de bien común y convivencia en paz. “Se puede decir que España es de los países más influenciados por el Vaticano II. Costó mucho asumir las enseñanzas del concilio, porque la realidad histórica de España había sido de unión y confesionalidad, de la que no nos avergonzarnos tras haber emprendido juntos tantas realidades históricas y ejemplares. Gracias a Dios, al Concilio y las Conferencias EE, podemos afrontar el presente y los desafíos del  futuro con esperanza  en Dios y razones  sólidas .Iglesia y Estado se caracterizan por mutua independencia y leal colaboración. La declaración Dignitatis Humanae sobre el derecho a la libertad  social y civil, en materia religiosa, en  su aplicación entraña dificultades. De hecho en la sociedad  española, hay una doble perversión, la del lenguaje y la del hecho moral grave: la escisión  y confrontación  en la sociedad  española; unos  reclaman para  sí la verdad, y a otros se la niegan  como  si  no existieran, aplicándolas política, moral y culturalmente, rechazando al prójimo.

 

 

La Constitución española fue elaborada sobre la base de valores fundamentales  y de sus instituciones básicas, democráticamente ratificadas El marco histórico español ha sido Europa. Pero hay sombras. No todo es reductible a lo económico, lo técnico y el bienestar. Las raíces grecorromanas y cristianas, de la Ilustración y de la solidaridad se  debilitan .Es grave la desmemoria histórica. “Vieja Europa, vuelve a encontrarte. Se tú  misma” (J Pablo II) “Sin reconocimiento de Dios, o al menos sin su búsqueda, no somos capaces de asumir ni remediar nuestras indigencias. La libertad religiosa consiste en que nadie debe ser coaccionado o impedido a vivir sus convicciones en conciencia, pues esa libertad íntima e inviolable está  fundamentada en la dignidad de la persona.“ Sin en ella  se oscurece la luz de Dios, dentro de si misma y en su entorno. Promover  la exclusión de Dios y la profanación de su nombre, hace caer y lleva a un laicismo disolvente o al fanatismo violento. En cambio, el amor une a las personas  para mirar  juntos  el  futuro. La misericordia  de Dios, induce y acerca a los marginados  y excluidos.

 

 

Estamos en una difícil encrucijada política. El vacío de Dios está  suplantado por la idolatría del dinero y por nacionalismos, minorías y regiones que rompen la unidad de nuestra razón y realidad  histórica. Ninguna nación es “tierra  y cielos nuevos”. No se pueden absolutizar los nacionalismos sin valorar las consecuencias contra el bien común de una sociedad pluricentenaria y ante la globalización, imposible sin respetar los derechos humanos a escala  mayor. El terrorismo es  una  locura y una degradación. Es necesario fortalecer cada día  más la educación moral, política y  religiosa  que  están  relacionadas. Más grande que la corrupción económica tras el “dios dinero,” están todas las demás. El odio, la  envidia, la mentira, la perversión de la justicia, desnaturalizar la sexualidad, con rupturas e infidelidades matrimoniales, el aborto socialmente legalizado o aceptado, y el gran descontrol de  las comunicaciones, todo constituye  un permanente  desafío a la educación  religiosa, que es un derecho, y que la Iglesia  invoca y ofrece non la “alegría del Evangelio y la Familia” ofertando a Cristo ”modelo, Ley y Promesa”

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress