Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 15 julio 2016

El idioma de los castellano-manchegos

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | eldiadigital.es 0 Comentarios

Siempre que viajo a Castilla-La Mancha, que suele ser en el mes de agosto, pues que veraneo sobre esas fechas en el pueblo donde nacieron mis padres, esto es, Requena –Valencia-, puebla que en su día perteneció a la provincia de Cuenca, suelo hablar con las gentes de C-LM. ¿Por qué hago esto? Se lo explicaré a vuestras mercedes en lo que viene a continuación de este artículo.

 

 

Y el porqué no es otro que el sentirme aliviado cada vez que escucho de los castellano-manchegos el uso del idioma castellano, que no español, ya que el castellano nada tiene que ver con los distintos dialectos que se hablan en España, los cuales, si mixturamos toda esta ordalía de lenguas, ya sí que podemos hablar de español. Se habrán dado cuenta vuestras mercedes que no habla igual el español la gente de las Vascongadas que las de Teruel o las de Tomelloso, por no referirme a las otras lenguas histórico-culturales que ya forman parte de otras reminiscencias y de otras caravanas del pasado. Hablar bien el castellano no es una cuestión cultural, ni siquiera académica u oficial, en todo caso, es comprender que el idioma adquiere tantas variedades y tantas resoluciones como gentes existan en un territorio u otro.

 

 

Diré por tanto que en el regionalismo de Castilla-La Mancha es donde yo he notado que el castellano domicilia su mejor koiné y su mejor estandarización, ya que el abultado consumo del idioma es tan extenso y tan abierto que todo semeja como la continuación de lo escrito por Garcilaso de la Vega cuando sacaba a las ninfas a darse un baño de amores del río Tajo. A mí me gusta sobremanera escuchar ese palabrón artesano y antiguo que es el castellano de los manchegos, ya que me trasporta a otros tiempos en que fue organizándose el idioma a partir de su regularización comenzada por Nebrija y posteriormente, ya en el siglo XVIII con la creación de la Academia de la Lengua Española y su Diccionario de Autoridades; sin embargo, la Academia, la actual RAE, todavía desconoce el verdadero castellano que se habla en Castilla-La Mancha, que no es otro que el escrito por Cervantes en boca de Alonso Quijano o el hablar disonante de Sancho Panza. Ya dije en mi anterior artículo –desconozco si vuestras mercedes se lo han leído- que Cervantes escribió más con lengua manchega que con lengua española, pues el quijotismo del idioma desfila como los reos de la novela cervantina o los amos de las posadas y castillos imaginarios referidos por la pluma de ave de Cervantes, consiguiendo de este modo una amplitud y un ensanchamiento del idioma castellano que hoy todavía perdura en las tierras de los castellano-manchegos. El idioma es una cuestión del terruño y de la gleba. No otra cosa se debe buscar en el diccionario oficialista.

 

 

Castilla-La Mancha no habla el español oficial, sino su propia versión de la castellanización de la españolidad idiomática, pues que encontramos en el hablar de sus gentes palabras o vocablos o frases hechas o emanaciones dialécticas que vienen de aquel tiempo en que Quijote anduvo por los Campos de Montiel, un decir. De este modo y manera y con tal el castellano, como mal se dice actualmente, no adquiere su perfección en las provincias de Castilla-León –piensen vuestras mercedes que se ha tomado ya como una consigna inigualable dictar que el mejor español se habla en Valladolid o en Salamanca-. Eso no es cierto. ¿Por qué? Porque los salmantinos son oficialistas del español, mientras que los castellano-manchegos son la heterodoxia del castellano en su origen de vientre y rondón. El origen del castellano, una vez superadas las pruebas de la influencia de la Romania, o del iberismo, o el musulmenaísmo o todos las dialectos surgidos a partir del inicio de la lengua romance, está en Castilla-La Mancha, la cual posee el auténtico cáliz de esta cristiandad que hoy habita en el alma dialéctica de toda la colectividad manchega, cuyo referente podemos insinuarlo en Toledo.

 

 

Toledo es donde se habla el mejor castellano, como ya advirtiera Menéndez Pidal o Dámaso Alonso, por ello yo me siento siempre contentado cada vez que oigo esas palabras terruñeras y áridas –dentro del humedecimiento que provoca la gleba y el amor por un idioma que tiene tanto de verosimilitud con una antigüedad que todavía permanece inédita y circular a lo largo de ya tantos siglos.

 

 

Finalmente diré que, cuando estoy en Requena, acostumbro a sentarme en los bancos de su larga Avenida para hablar con los abuelos, que son los que todavía permanecen incólumes al origen del castellano y sus variedades diacrónicas tan ricas y tan esplendorosas. Y luego yo todo ese castellano lo conduzco hacia mis libros, que están escritos con los labios y el vestido de un campesino de El Salobral, un decir. Alto, pues, es el idioma castellano que se habla en C-LM, por lo que su gente debe estar orgullosa de ese prodigio casi innatural a la hora de verter sobre los escenarios idiomáticos el primitivismo anudado a la contemporaneidad de la lengua que nació no sólo del latín, sino de otras influencias marcadas por los distintos pueblos invasores de esta Celtiberia ya tan añeja y horizontal. Divisemos, entonces, el horizonte y adivinemos en él el auténtico proceso del nacimiento de las rosas poetizadas.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress