Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 1 agosto 2016

La sexualidad según el cristianismo

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | eldiadigital.es 0 Comentarios

Existe  una realidad  esencial indiscutible: 1) Es una perfección e indigencia en los seres  vivos, y en el ser humano imagen de la Trinidad: el “amor y fuente  de vida” que abre a una relación personalista con el otro sexo. Y además un impotente servicio  a la vida misma. 2) En tres planos diferentes: Sexo, biológico y fisiológico Y Eros, psicología y afectividad  y ágape, espiritualidad. 3) Y esto es para los humanos es una importante tarea moral. Pero los riesgos de nuestro tiempo son prescindir del  dominio y del control cerebral (drogas, alcoholismo e ideologías).No tener en cuenta el servicio a la vida, con aborto, control de natalidad y separar sexualidad y procreación. También se prescinde y se desestiman los valores cristianos, con escasa o nula atención a la enseñanza de la Iglesia, a los valores  escatológicos y sin  tener en cuenta a Cristo. Creer que basta con la sola información biológica, psicológica y sociológica es suficiente, puede ser  una trampa y con peligro de caer  en el egoísmo. Creer que el dominio de si mismo y la renuncia total por Dios a la genitalidad es algo carente de sentido, no es sostenible- La sexualidad humana es parecida a la de los animales en la crianza  y en los cuidados de la prole, proyecto de la sabiduría  de Dios –que no es homologable, ni fruto del azar y la necesidad – sino que en los humanos hay un salto cualitativo  esencial,”el hombre es un “animal ascético” (P.Laín Entralgo) y capaz de valores y renuncias con fines superiores,  por su inteligencia  y voluntad  libre. 
 

 La Iglesia  ha ido orientando a los fieles. Desde el s.XX, y  raíz del Vaticano II con la “Humanae Vitae” ante la baja  natalidad, con los anticonceptivos que separan la unión sexual de la procreación, ante la totalidad y dignidad de la persona y contra las consecuencias para la sociedad y para la mujer. Hay métodos legítimos; pero la vasectomía, las ligaduras y los anticonceptivos son ilícitos, porque impiden el proceso natural de la unión carnal para la vida. Además cosifican a la mujer, posibilitan la infidelidad, y pueden ser empleados en campañas antinatalistas. Los días agenésicos  y la castidad matrimonial, son alternativas para una civilización verdaderamente humana sin ser dominada por la técnica. El amor humano debe ser pleno, fiel, excluyente y fecundo. La paternidad  responsable se entiende como una concienciación de los padres,  quienes ante Dios, con responsabilidad humana y cristiana y atendiendo a la realidad, deciden  los hijos  que pueden tener  en función de sus  posibilidades y riesgos.

 

La sexualidad está diseñada para ser humanizada, perfeccionada  y completada  como célula base  de la familia  en  la sociedad, cuidando a las  personas  según el plan de Dios. Cabe señalar cuatro dimensiones a) En su complejidad es un lenguaje muy  frágil y paradójicamente  muy  fuerte. Junto al instinto de conservación, es la fuerza  mayor, pero puede  ser engañosa  y derivar  en odio. Sirve para unir el sí al amor  y a la vida, b) El placer  sexual no es  malo  ni degradante, pero puede  pervertirse, por  las  debilidades  y por  ideologías dominantes. No se compagina con el amor la infidelidad o hacer mal a la otra  parte. c) Es mediación  del acto creador, asignada por  el Creador, pero hay también otros  fines como expresión y cultivo  del  amor. Crear  y educar  hijos es hoy muy difícil, si hay más  medios  materiales, también son más  las  dificultades. Los abortos  fomentados o despenalizados  hoy,  causan  más  muertes que las  guerras. d)  En la sexualidad  hay también  una  dimensión social. Hoy se confunde  lo  íntimo con lo  privado. Hombre y mujer como  seres  sociales,  deben  vivir  en solidaridad y en dirección al bien  común, aportando  y recibiendo. En todas las culturas  la familia  ha tenido derechos y deberes. La  familia identifica a las personas, es el santuario  de  la vida, la  escuela básica  del amor, y  de su experiencia  depende la calidad  personal

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress