Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 26 julio 2016

La novia

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | eldiadigital.es 1 Comentario

Mariana R. se levantó temprano, tenía una idea en la cabeza, casarse con Pedrito S. para poder recibir una herencia cojonuda, lo que era una condición excluyente; o sea, que si no se casaba no heredaba. El problema es que Pedrito no quería casarse, le gustaba la independencia y no veía sentido a un matrimonio sin amor.

 

Empecinada, Mariana habló con el cura, el párroco le arguyó que entre sus obligaciones no estaba la de forzar a nadie a una boda. Habló con los primos y les encargó que cada día en la plaza del pueblo explicasen que Pedrito tenía la culpa de que no hubiese boda. Habló con el extranjero, y con el sursum corda; incluso se dirigió a los padres del novio con la esperanza de que interviniesen ante el niño, y lo hicieron con argumentos tales como que a veces en la vida hay que sacrificarse por una causa mayor.

 

Pero Pedrito no quiere a Mariana, a mí me da la impresión de que la detesta, y cuanto más chilla la rechazada más calla el pretendido. Ya se sabe que las cosas del amor no están al alcance de razones. Por eso, el Pedrito anda medio escondido, no vaya a ser que convenzan al cura de la imperiosa necesidad de la ceremonia y este, por el poder que Dios le ha dado, exija al interfecto una boda de avío. La gente insiste: pobrecilla, no la vas a dejar para vestir santos, con lo que la quiere el pueblo; sí, contesta Pedrito, pero yo no.

 

En esas estamos. Tan grande se está haciendo el problema que me han dicho que va a intervenir hasta el rey, el Rey, para mediar y que la Mariana se lleve la herencia. Que no, dice Pedrito, que no la quiero y añade que es un poco egoísta y muy gorrina. Da igual, replica su padre que se llama Felipe, tú te casas y luego te vas con otra, ya sabes que la fidelidad es cosa del pasado.

 

No me atrevo a vaticinar se habrá o no boda. Yo creo que sí porque no veo al Pedrito con la mala leche necesaria para mandar a hacer hostias al personal. Al final plegará velas, se amarrará a la moza y al poco tiempo se echará querida que es lo que se lleva en los matrimonios de conveniencia.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Luz
Fecha: Jueves, 28 julio 2016 a las 15:49
Me encantan las historias que cuentas. Las segundas intenciones y, sobre todo, la forma de contarlas. Eres auténtico.

eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress