Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 9 agosto 2016
LA BELLEZA CONVULSA

Fuentealbilla o las bodegas de Iniesta

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Emilio Arnao 0 Comentarios

Tal que el otro día, tetrágono del sol y testera de la mañana, la familia hemos ido de excursión a Fuentealbilla, Albacete, por ver lo que el jugador del F. C. Barcelona y de la selección española, Andrés Iniesta, ha realizado en su pueblo de nacimiento. Desde Requena son pocos los kilómetros hasta el lugar en cuestión, por lo que desde el coche yo me he entretenido en ver pasar los campos áridos de Castilla-La Mancha, donde se organiza el test de la gleba y las huertas polifacéticas. Los campos manchegos son como tertulias entre la tierra y la argamasa de las huertas, de los árboles, de los abrojos. Los campos manchegos son testaferros de una antigüedad moderna.

 

Iba yo, pues, en el coche fijándome en los pueblos por donde iba pasando, con sus casas de texturas blancas u ocres en las que las puertas y las ventanas dan un tono naïf a la geografía. Los topónimos manchegos tienen esa escritura cervantina que ha quedado para la posterioridad como un libro eterno y sentimental.

 

Al llegar a Fuentealbilla, hemos ido a parar al edificio donde la familia Iniesta posee unas bodegas que, gracias a la decisión imperturbable de ese gran hombre que es Andrés, han evolucionado hacia una internacionalización en que el vino se exporta como una garantía de lo castellano-manchego. Quedamos para visitar las bodegas por la tarde y en la comida hemos pelado los huesos de los corderos. Había un sol que resumía un tiempo de verano en que el calor sofoca y aturde, descomunica el estado de ánimo y sube como una fiebre de gripe. A las cuatro de la tarde, tras acordar la cita, un joven nos ha enseñado las bodegas, mientras nos explicaba el proceso de elaboración desde que se recoge la uva en septiembre hasta que acaba el vino embotellado. Hemos realizado una cata, blanco, rosado y tinto, y lo cierto es que el caldo de los Iniesta Luján está sensual y arquitectónico, suave al paladar y con esa chispa lúcida que da el buen vino. Hacía tan sólo una semana que Andrés Iniesta había estado en el pueblo, realizando una ceremonia con los políticos de Castilla-La Mancha, entre ellos Emiliano García-Page, y la prensa. La escultura del jugador que hay a la entrada semeja un feliz encuentro con la vida. La humildad de Andrés es todo su carisma.

 

Luego hemos ido a la plaza en donde se encuentra la casa-café en donde se crió el que metió el gol del Mundial de Sudáfrica en el minuto 116 de la prórroga contra Holanda. Y la gente de Fuentealbilla nos ha indicado los lugares por donde se mueve la familia Iniesta cuando viajan desde Barcelona hasta la patria chica. Otra estatua decoraba la tarde como una ordalía de juventud y sencillez. Andrés Iniesta sigue siendo ese manchego claro y generoso que está haciendo mucho por Fuentealbilla, pueblo de corazón de café y de vino Corazón Loco.

 

Al regreso, ya en la atardecida, he vuelto a fijarme en el paisaje manchego y me he acordado de esos hombres de la tierra que con su sudor y sus herramientas –ahora mecanizadas- destriparon y desmenuzan ahora una gleba que pudiera salir en la mecanografía de la historia. Castilla-La Mancha es historia y posmodernidad, por lo que sus hombres y mujeres deben estar orgullosos de pertenecer a un tiempo en que se está volviendo a reconquistar los tesoros de España, que no son otra cosa que la ternura, la voz de las aves y una democracia socialista que todavía debe ser pintada por El Greco. Yo creo que El Greco, al igual que Garcilaso, deben despertar de su largo sueño de opio y muerte para restaurar la pintura y las metáforas entre endecasílabos y el amor de Isabel Freyre.

 

Fuentealbilla ha significado para mí como un cosmopolitismo de culturas agrarias y un vino que ejecuta un gol marcado por la escuadra.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress