Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 4 septiembre 2016

La soledad acompañada de Jesús

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo Sábado, 27 agosto 2016 22:21 | 0 Comentarios

Hay testimonios y verdades inolvidables en los  creyentes para mantenernos  en la fe, frente a las situaciones y urgencias que ofrece vida, banalizadas o haciéndolas trágicas y desesperantes. Es una ley de la historia, quienes más soledad soportan, más saben ser luz  compañía han suscitado en otros. En la vida real y en el conocimiento de  salvación, más que de la ley de la gravedad, todo depende de la persona  movida por el dinamismo de la gracia. La soledad  de  Cristo es  habitada  por Dios  y desde ella se da más a los hombres más resucitando. El cristianismo es religión de mediación desde  la encarnación, entre el Absoluto y el hombre; todo creyente tiene que convertirse y dejarse alumbrar por el Espíritu Santo, con ayudas y educación.  Jesús en la vida terrena tuvo la compañía de María y José, mientras descubría la conciencia de su misión.  Su respuesta perdido en el Templo:”¿No sabíais que debo ocuparme de las cosas  de mi Padre?” Compartió la vida con sus  discípulos y tuvo con ellos una verdadera amistad,  especialmente con Pedro, Santiago y Juan, estos dos parientes suyos. Luego será Pedro cabeza de la Iglesia, Santiago el primer apóstol mártir y Juan  considerado el teólogo, que captó los sentimientos del corazón  del amor de Cristo, que amó a los suyos hasta el extremo. Tuvo  Jesús también familiaridad en Betania con Lázaro, Marta y María. Y  con  Simón el fariseo, con la mujer adultera, con ciegos curados y con Nicodemo. Los. curaba para significar la llegada del Reino, no para su gloria.

 


La compañía del Padre fue permanente.”Yo no estoy solo.” Se alejaba de la multitud después de sus enseñanzas y los milagros. Buscaba la soledad orante y cumplir la  voluntad  del Padre. En la muerte parece como si el Padre le hubiera dejado solo, en el trance de la cruz y entregado en manos de los pecadores; pasó por la experiencia de la muerte donde el Padre y el Hijo manifiestan el amor al hombre, su precio  de  redención y el valor del hombre, a pesar del pecado.”Yo no estoy solo, sino yo el Padre que me ha enviado.(Jn,8.16)“El que  está conmigo; no me ha dejado solo, porque yo hago siempre  lo  que le agrada.(Jn.8,29) “Esta soledad  es incomprensible, si no la entendemos, junto con la cercanía del Padre.”(R.Guardini)  Esta cercanía es que ha dado valor a tantos millones de  mártires.” Frente a este misterio, la Resurrección es el aconteciendo que manifiesta, cómo en los sucesos más duros de la historia  personal y colectiva de la sociedad y de la Iglesia, hay un acompañamiento y una presencia como. Dios estaba con él (Hch, 10,38).”La existencia terrena y la  glorificada  de Jesús se relacionan” Hay  correlación  entre el Cristo de la fe y el Jesús de la  historia. Así aparece el sentido del cristianismo a la luz de la figura de Cristo, clavado y agotado en el pasado, o vivo y activo en el presente. Entre estas referencias, verificadas  en Jesús y en la comunidad iglesia, hay una inmensidad de testigos de la resurrección, unos que profesan  la fe  y otros  organizan  la Iglesia, para evangelizar y trasformar el mundo, impactando en las  mentes y en las estructuras sociales, y respetando  la autonomía del orden temporal, abierta  a las propuestas  de verdad y  promesa  de  salvación.

 


La Resurrección consta en los Evangelios y en los Hechos  de  los Apóstoles, cumplimiento de las Escrituras, Estos afirman de si mismos: “Somos los que hemos conocido y creído en el amor de  Dios.” “Os he trasmitido lo que he recibido, que  Cristo murió, fue sepultado y resucitó en S. Pablo.”( I Cor.15,1-5) “Si Cristo no ha resucitado, aún estamos en nuestros pecados, y los que hemos creído seriamos  unos fracasados.”.Pero resulta  que la resurrección es verdad y es acontecimiento que afecta a todos, por ella es posible una sociedad nueva .Cristo es nuestro acompañamiento frente a la experiencia de tanto mal. Dios no lo sería si no fuera capaz  de sacar de los males  bienes. Nuestros sufrimientos  tienen sentido, desde la cruz y la resurrección  de Cristo.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress