Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Sábado, 24 septiembre 2016

Jesucristo mediador universal - IV

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

Esta es una verdad fundamental frente a la teología  del pluralismo religioso que algunos ponen en duda. Cristo ha sido constituido por Dios “juez de vivos y muertos, y todos los que creen en Él, reciben en su nombre el perdón  de sus pecados “(Hch. 10, 42-43) Esta es una verdad  creída como de fe católica, que la voluntad salvífica de Dios es ofrecida y cumplida  en el misterio de la encarnación  y resurrección del Hijo de Dios.(Vaticano II, NE 26) y que con la venida del Espíritu se cumple plenamente y se desarrolla progresivamente en la Iglesia. Creer incompleta la revelación de Cristo, es afirmación contraria a la de  la Iglesia. “Cristo dio a cocer el misterio  de  Dios”(Jn1,18) En la enseñanza  de la Iglesia, la verdad de Dios no queda reducida  con un lenguaje humano, es única, plena y completa, porque quien  habla es el Hijo.

 


Jesucristo es revelación plena y definitiva  de Dios. Hay que tener en cuenta una gradación desde la afirmación de Jesús de Nazaret, muerto y resucitado, que es el Verbo  encarnado; que revela el misterio de Dios; y que el designio  de  salvación es universal (Vaticano II. Dl.5b) declara, en coherencia con los antiguos concilios que hay conexión entre estas afirmaciones: que en. Jesucristo Dios Padre lleva a cumplimiento la historia de  la  salvación, que por su muerte  y resurrección del Hijo, el Espíritu Santo que procede de Padre y otorgado por medio de Cristo, enseña a los Apóstoles y por ellos a la Iglesia, la verdad  completa, y en consecuencia, el carácter  universal del designio  de  salvación, orienta  la historia  de  la  salvación a la  “unicidad  del sacrificio redentor de Cristo sumo y eterno sacerdote”( CCE.106-107) Estas afirmaciones las reitera Iglesia  frente a las religiones  no cristianas  que se atribuyen  valor salvífico. En “Teología y secularización en España,” los obispos españoles en su Instrucción pastoral, recuerdan la mediación universal de Jesucristo como único mediador, sin separar la acción reveladora  del Verbo del Padre, de Jesús  de Nazaret. La Iglesia ha afirmado siempre la unidad del designio creador y salvifico  de Dios, según los concilios antiguos, Trento y los Vaticanos I y II, reiterando como fe la Iglesia el carácter  universal de la salvación acontecida en Cristo. Pero es legítimo sostener que el Espíritu Santo actúa la salvación de los no cristianos, mediante los elementos de verdad y bondad  existentes en distintas religiones, pero como tales no son vías  de salvación.

 


En él se cumple el designio único y universal de salvación Y según la revelación de Cristo no posible  negarlo, viendo en las otras religiones unas respuestas a las ofertas igualitarias que Dios hace al hombre, “recociendo en Jesús la máxima recepción posible” históricamente, y evitando la afirmación de Iglesia y reducida  solo a lenguaje la enseñanza  sobre la divinidad  de Jesucristo. Hay que tomar en serio la encarnación del Verbo, que somete la humanidad asumida a la caducidad del tiempo, para participar en la divinidad y la fe en el  Verbo de Dios es inseparable del  misterio de  la  Trinidad. Hay cierto parecido con recepción de las religiones. Según la  historia de la salvación hay un proceso de acogida por los hombres, los tiempos y las  culturas. Es contrario a la fe católica la separación salvífica del Verbo y la de Jesús y separarlo de la divinidad.. Y además de las separaciones aludidas, se habla también de la presencia de “Uno en lo múltiple” para  concluir que si de hecho hay varias religiones, por qué no de derecho.   Disminuir el alcance salvador de la encarnación  es apartarse de la fe Apostólica  de la Iglesia y devolver la teología católica al agnosticismo negando la tradición y enseñanza constante  de  la  Iglesia. Aquel por quien todo fue hecho, lo pudo bajo sus pies y lo dio a la Iglesia como Cabeza  sobre  todo.(Ef.1,10-21-23) y recapituló en sí todas las  cosas.

 


Cristo es el salvador del hombre y la esperanza  del mundo, Hijo del hombre, Hijo de Dios. y de María. Es el objeto de nuestra  predicación hasta el fin de los siglos.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress