Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 3 octubre 2016

La solicitud

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | eldiadigital.es 0 Comentarios

Acabo de pedir el reingreso en el PSOE. No, no soy masoquista, ni aprovechado; no quedan sillas, las pocas que hay están todas ocupadas. Lo he hecho por internet donde me avisan de que hay un plazo para objeciones. No me fui con elegancia, sino encabronado por los manejos de una dirección provincial que por cierto sigue. Entonces, ¿por qué quiero volver? No lo sé, me siento culpable por no haber dicho que NO cuando fue necesario; además, en ese partido el espacio ideológico es amplio por lo que puedo encontrar un lugar donde sentirme cómodo sin que los cielos se me desplomen encima.

 

Sí, dirás, ¿pero ahora se te ocurre? Desde luego, ahora es el momento de volver a implicarse: cuando un barco va a la deriva, ningún marinero puede quedarse en el camarote a ver cómo se hunde. Hay que arriar velas, destensar los cabos, amarrar con fuerza el timón… Elegir a un nuevo capitán que lo arrime a puerto seguro. Y quiero estar en cubierta, no escondido bajo un fardo de pacotilla. Pero a partir de ahora no depende de mí; he pedido enrolarme; ellos, los interinos fijos, sabrán si quieren a un viejo malhumorado en sus filas.

 

Sé que los cabreé mucho, lo seguiré haciendo, va en mi naturaleza de hombre libre y un hombre libre, lo dije el otro día, debe ejercitarse cada día; dar fe de vida. Por supuesto que ningún advenedizo me va a parar, nadie va a horadar mis principios; o, peor, me va a marcar la pauta. No quiero decir que sea perfecto y que mis creencias sean mejores; en absoluto, solo diré que son mías y muchas de ellas están sólidamente asentadas.

 

Pero no soy un ingenuo, los partidos políticos tienen objetivos y estrategias que no siempre son explicitados o comprendidos. Estoy dispuesto a participar en el proceso y a resignarme si mis propuestas no son aceptadas, esa es la esencia de la democracia; un hombre libre debe saber plegarse a los deseos de la mayoría siempre que no sean contradictorios con sus valores. Con esa esperanza llego, ya te contaré el resultado.

 

Por cierto, a los muchos compañeros que sufren ahora por la acción indigna de algunos, les pido que reflexionen, que se queden dentro para decir NO, para agarrarse a esa tabla de salvación cuando el SÍ es impuesto desde arriba.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress