Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Sábado, 8 octubre 2016

Si los billetes hablaran

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

Durante la infancia tuve un “amiguete” que venía por Ciudad Real durante el verano; su padre ostentaba un alto cargo en la Administración de entonces y esa circunstancia le obligaba a residir durante todo el año en los “madriles”, barrio de Salamanca…de entonces. De sus múltiples pijadas recuerdo una que no se me ha olvidado; mi padre, decía, jamás lleva dinero. A esas edades tal afirmación nos parecía a los estivales amigos de la “capitaleja” algo entre enigmático y acojonante aunque pasados unos años nos acabó pareciendo una simple y solemne gilipollez y la amistad canicular regresó a un lugar de donde no debía haber salido.

 

Muchas veces he pensado en la “peliculera” posibilidad de que los billetes tuvieran vida propia o al menos llevasen incorporados un micrófono y una cámara oculta que hoy como todo es tan supermicroscópico tampoco sería algo muy disparatado. ¿Para qué? dirán ustedes, pues para saber cómo es la vida de verdad. Sin embargo no hace falta dotarlos con esta “equipación” para la idea que deseo transmitir.

 

Los billetes son algo así como unos testigos mudos que recogen las circunstancias  que  se viven en los múltiples lugares en donde han estado; desde que se ponen en circulación hasta que deteriorados o sustituidos por otra moneda, son destruidos. La vida de un billete podría traducirse en el relato de una parte de todas nuestras vidas. Desde aquellos años en nuestra juventud con el primer billete ganado fruto del trabajo más ilusionante hasta el último que la imprevisible vida nos permita dar al comprar cualquier y postrero bien.

 

En sus años de existencia, este papel de curso legal puede recorrer tantos bolsillos, tantos hogares, tantos kilómetros y estar presentes en tantas situaciones, alegres o tristes, intranscendentes las más, como nadie ni nada puede hacerlo. Testigo y justificante de compraventas de muy distintas urgencias y necesidades, pretexto insuficiente para tranquilizar conciencias y oportuno socorrista para salvar algunas vidas. Moneda santa con la que nos ganamos el pan de cada día o puerco parné cuando lo utilizamos para conseguir aquello que sabemos no es ni conveniente ni acertado para nuestra integridad moral. Porque los billetes no saben de bondades o perjuicios, amistades o enemistades, no conocen colores políticos, ni escalas sociales, son como esos necesarios pasaportes a los que les está permitido el tránsito a todas las conciencias y lugares.

 

 Un billete puede recorrer en un solo día medio mundo y pasar por ejemplo, de ser el único “papel” en el bolsillo de alguien que sobrevive en un precario estado a hacerlo junto a otros muchos fajos de igual o distinto valor en las arcas del que habita en una mansión, para volver quizá a regresar por la noche al mismo lugar del que por la mañana salió. Porque solamente él sabe las veces que ha entrado y ha salido de nuestros bolsillos y los distintos momentos y circunstancias en las que nos ha vuelto a visitar. Los billetes son así, discretos testigos y veraces justificantes de pago en los múltiples momentos que la vida nos ha dado.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress