Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 9 octubre 2016

Cantar la gallina.

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

La frase fue atribuida a Sto. Domingo de la Calzada con ocasión de que una gallina cantara después de estar asada. Desde entonces este dicho se viene utilizando habitualmente cuando se descubre que alguien aparenta lo que en realidad no es.

A “cantar la gallina” se hace referencia en el mundo taurino, si durante la lidia el toro se “raja” y demuestra que no era tanta la bravura que parecía llevar dentro; aunque a veces sea la calidad del toro la que ponga al descubierto las limitadas condiciones del matador, cantando éste lo propio.

También en otros ámbitos nos encontramos con sonoras “cantadas”. Suele suceder con aquellos que tienen como norma ir a rebufo de los demás o actuar justificados y tapados por intereses o circunstancias. Son los que se comportan de una determinada manera hacia una causa, y el más o menos imprevisible futuro hace que “canten la gallina” dejando en evidencia la auténtica dimensión de sus intenciones y por tanto la credibilidad de sus acciones. O en el mundo del deporte, las cantadas de los porteros, esos jugadores solitarios que asumen siempre el último riesgo.

Viene esto a colación por algo que podemos observar en relación con ciertos comportamientos sociales. Me llama poderosamente la atención la actitud de ciertas personas que parecen partirse el pecho defendiendo los intereses de los trabajadores de su empresa, diciendo velar por ellos y en cuanto se jubilan… de lo dicho o hecho…no queda ni rastro.

Trabajadores que tenían siempre en la boca el tema de la justicia social y demás reivindicaciones hacia los más desfavorecidos mientras estaban en activo, y una vez se retiran a una edad más bien temprana, se dedican como toda ocupación a tomar el sol o a pasear al perrito; a pasar los días viviendo esa vida acomodada y aburguesada que antes denunciaban. Uno puede deducir de esta actitud, que la causa por la que “luchaban”, era solo una manera ventajista de ganarse la vida y lo único que les importaba era “arrear” a la empresa, figurando además como los “héroes del partido”.

 Otros comportamientos que igualmente suponen “cantar la gallina” se dan también entre algunos políticos y colectivos que denuncian situaciones según ellos de injusticia, y en ocasiones con toda la razón, ante hechos acaecidos con un determinado gobierno, pero que incomprensiblemente callan o han callado ante esas mismas situaciones cuando el gobierno es o era de los suyos, cantando un desafinado “ki,ki,ri,ki”.

“Cantan la gallina” porque todo parece indicar que aquellos a los que dicen defender, en realidad les importan “dos pimientos”, que a lo que van es a darse el gustazo ideológico o intentar “cargarse” a quienes no han sido elegidos por ellos. ¿Les suenan algunos ejemplos? A mí me vienen a la memoria toda una cadena de ellos. Y es que hoy desgraciadamente cantan demasiadas gallinas, a las que además se les ve el plumero…en este cada vez más desafinado gallinero.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress