Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 14 octubre 2016

Ascenso y caída

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Francisco Page 0 Comentarios

Cuando mi compa Juanjo se dispuso a escalar el Everest, me contó, hizo un primer intento hasta media altura donde permaneció varios días para aclimatarse. Después, bajo a un valle en China, se hartó a comer gorrino y descansó; fue entonces cuando atacó la cima y consiguió hacer cumbre. Al día siguiente, pletóricos de fuerzas, el equipo castellano-manchego rescató a un canadiense, un tal Vince, agotado y que apenas había llegado a los siete mil metros —te recuerdo que la montaña tiene 8 848.

 

La conclusión es obvia, no se puede emprender una tarea compleja a tontas y a locas, hay que acometerla pletórico de energía. En nuestra era, tiempo de sueños, se cree que basta con imaginar un objetivo para conseguirlo; se ignora que es preciso estar prevenido, llevar el zurrón lleno de magras o los bolsillos llenos de cuartos para comprarlas.

 

Ideas, determinación y energía son las tres patas del sillón de quien aspire a detentar el poder. Cualquier asalto al palacio de invierno se fundamenta en un ideario; o sea, un conjunto de valores y estrategias. La determinación se da por descontada en quienes afrontan la tarea. Sí, ¿pero en qué consiste la energía?

 

En montañismo, los torreznos; en política, la militancia. ¿En todos los casos? No, claro, estoy hablando de partidos democráticos en donde se practica la igualdad: «Nos, que somos tanto como vos, y que juntos valemos más que vos». Pero de eso no hay, pensarás. En efecto, ese es el reto de los tiempos venideros. En ese contexto, es lógico que el golpe dado por los barones del PSOE tenga tan mal pronóstico: no han contado con la gente en la creencia de que ellos son la gente. Y esos errores tan garrafales se pagan. Ciertamente que los impulsores del desatino, escondidos, no van a salir perjudicados, pero sí aquellos que, interpuestos, han actuado de peones a cambio de una puerta giratoria o un puesto de trabajo interino para dos o tres años. No tengo claro que entonces ningún grupo de alpinistas vaya a salvarlos del mal de altura.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress