Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 31 octubre 2016

Despertar y cultivar las vocaciones

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

 Es una  responsabilidad urgente ante la escasez y las secularizaciones que ha   sufrido la Iglesia. Se trata de las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. La comunidad  eclesial está preocupada por  el número, la calidad y formación que hoy es tan necesaria. Hay campañas, experiencias y datos que reclaman cambios de leguaje, cuidar la pastoral vocacional en la Iglesia y ahondar en la necesidad creyente que hoy echamos  de  menos. Todos somos llamados a la santidad (LG.5) Estamos llamados a vivir una creencia concreta y una actitud cristiana que de sentido, plenitud y esperanza. Vivir en el Reino de Dios como pedimos en el Padre Nuestro, es invocación que implica plenitud, guiados por el Espíritu y empeño por seguir  la Ley de Cristo. Descubrimos el designio de Dios en la realidad  de  una comunidad  creyente con sentido trascendente y escatológico al cristianismo que celebra y siente. Entraña la buena noticia y llena de vida. No es estructura muerta. Las comunidades  vivas  despiertan las vocaciones de servicio sólidas,  fuertes y con una identidad  clara. Las rutinas han debitado  le fe. Se necesitan comunidades y grupos, que  vivan la experiencia de salvación por Cristo. Para que las comunidades sean vivas, es necesaria  la fe con su dimensión teologal, dejarse  llevar por los misterios que dan credibilidad a la fe, crean fraternidad y empujan a salir al mundo, a crecer y a sostener  los  servios  sacramentales  requeridos.

 

Hay que promover y cuidar la cultura vocacional. Es algo más que oraciones y campañas periódicas. Es crear un tejido, una red y una atmósfera de certezas, valores, convicciones, como praxis de ideales radicados en el Evangelio, captados como un proyecto de Dios. Debe tener ciertos elementos irrenunciables. Ser contracultural. No contra-todo, sino recoger lo bueno del mundo, diferenciado de lo mundano dominate hoy y encarnado en la experiencia diferenciada de raíz evangélica. Encarnada, que conozca la realidad de las comunidades cristinas, hacerlas vida con los jóvenes, estar con ellos, conocerlos, mas que ofrecerles experiencias. Atractiva, más que con argumentos, datos y razones, debe ser una cultura contagiosa, alegre, contagiosa y que genere esperanza, entusiasmo, alegría y felicidad.

 

La experiencia de Dios debe ser profunda. La pedagogía del héroe atrae a los jóvenes a los deportes de moda, a las profesiones que triunfan y entrañan riesgo. Dios es quien llama valiéndose de mediaciones. Por ellas  Dios hace  sentir su llamada. En los colegios, mediante Ejercicios espirituales y grupos, la llamada  vocacional impacta en a conciencia y en la razón. El hombre es lo que lee, lo que come, según la convivencia y lo que experimenta  Pero hay que tener en cuenta el realismo y los signos de los tiempos de los tiempos La experiencia de Dios requiere buena educación religiosa, requiere  silencio e interiorizar la Palabra de Dios; acercamiento  al misterio  de  Dios Padre de Jesucristo; y sentir  con  la  Iglesia, vivida como  sacramento, como Pueblo de Dios, e  instrumento  de  unión con Dios y morada del Espíritu Santo Toda vocación es regalo de Dios a la comunidad con funciones y servicios  para la salvación de la humanidad.

 

Se requiere discernir y acompañar  en el camino vocacional. Buscar la voluntad  de Dios y trasmitir la fe, no es ejercicio piadoso para mayor perfección, sino implicar toda la vida, entrega a un servicio cualificado, que  pide conocer, saber, experimentar con dedicación y alegría una  razón para ser y de vivir Es sembrar, plantar y esperar -- con paciencia, dedicación, generosidad y entrega- al servicio de una verdad radical de  la experiencia cristiana. Es el GPS del consagrado  cada día y en la vida concreta de una comunidad  eclesial. Es ideal de máximos, respuesta a la llamada  de  Dios, alimentada de la Escritura, de la experiencia eclesial y de los carismas que consolidan la identidad de cada uno. Cuidar esto es deber y responsabilidad  de toda  la  Iglesia

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress