Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 1 noviembre 2016

No puedo morir sin tí

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermin Gassol Peco 0 Comentarios

Si en el artículo anterior hacía referencia a las personas que no pueden vivir sin llevar encima el móvil,en este lo hago de una manera más desenfadada sobre aquellos que no pueden separarse de él ni en la tumba.

 


Siempre he pensado que la comunicación es lo que mantiene a una persona con vida al menos en un aspecto sicológico. Uno de los peligros, quizá el más temido por aquellos que llegan a la edad de jubilación es el de romper la relación que han mantenido día tras día, año tras año con esas personas con las que han estado trabajando, con las que han estado relacionados y a través de las cuales se asomaban al mundo cada día. La comunicación es tan importante como vital para seguir estando “al loro” de la actualidad y para no perder las verdaderas dimensiones de las cosas que siempre resultan más exactas por esa ósmosis social que supone el intercambio de pareceres con los demás. Lo ideal es mantener lo mucho de positivo que la vida en activo tiene aunque sea con otros interlocutores pero de una manera más humana y desinteresada. Y es que durante la vida laboral las relaciones siempre vienen impuestas por las obligaciones, por el interés y por las circunstancias. Decía un amigo mío que hay dos personas que no puedes elegir en esta vida,  jefe o jefa y  suegra. 

 


Pero estamos en la era de lo global, de lo virtual, de lo inmediato y la comunicación también disfruta de estos avances. Hoy hablamos con quien sea desde cualquier sitio allá donde estemos. Hoy con el teléfono móvil por ejemplo podemos comunicarnos “ipso facto” con medio mundo aunque estemos en el “quinto pino”. La soledad y el aislamiento han quedado para quienes lo quieran disfrutar.  

 


¿Quién puede hoy pasar sus días y sus noches sin un teléfono móvil? De hecho lo utilizamos con tanta frecuencia que ya no podemos vivir sin él. Nadie que esté vivo. Dirán ustedes que exagero un poco pero a la vista de todos está. Naturalmente que estas dependencias hacia la técnica también tienen sus importantes y económicas ventajas porque estos  artilugios nos evitan pasos, tiempo y dinero que todo hay que valorarlo. Sin embargo las prestaciones de estos  aparatos tan prácticos van a ir en un futuro mucho más allá. 

 


Unos ocurrentes inventores de situaciones originales o por mejor decir dantescas, han pensado en colocar un teléfono móvil dentro de los ataúdes, conocidos también como féretros. La idea tiene que ver con algo parecido a un escalofriante futurible, porque la utilidad de este postrero canal de comunicación con el mundo que has dejado viene a ser como un “imposible por si acaso”. Escalofriante porque recibir una llamada de ultratumba de alguien que dabas por muerto debe ser como una enorme sorpresa servida en frio. Y cuanto más tarde se produzca la llamada más fría  encontraremos  la sorpresa. 

 


Lo que no han explicado todavía es como van a inventar un teléfono con suficiente autonomía como para poder llamar pasados tres o cuatro días del virtual trance; para más tiempo seguro que tanto el teléfono como el usuario tendrían para entonces la batería ya agotada. Aunque ahora que lo pienso más escalofriante sería que algún día apareciesen en la tapa de esta peculiar “cabina telefónica” unos sospechosos arañazos. Lo del móvil en la tumba nunca estará de más aunque en este caso no sirva ya ni para ahorrar  tiempo, pasos o dinero, solamente para ahorrarnos un mal” trago”. ¿Ven como no exagero? Al final no tendremos más remedio que reconocer…que no podremos morir sin él, sin el móvil claro está. Y es que la falta de comunicación con los demás en algunos lugares podrá llevarnos, ahora sí, a un definitivo desenlace fatal. 

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress