Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 2 noviembre 2016

Sepulturas último modelo

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

Hoy, día de los fieles difuntos, fiesta profundamente arraigada en nuestro pueblo, expresada en la imagen de cementerios atestados de visitantes, escribo estas líneas dedicadas a aquellos ciudadanos que no visitan de manera habitual durante los demás días del año a aquellos familiares que se fueron a vivir para siempre al campo santo.

 

El título puede que les resulte extraño porque hablar de que unos tristes agujeros en la tierra puedan evolucionar con la moda no parece que sea algo demasiado serio. Tienen razón, porque por mucho que las modas cambien el “cuadrado” tendrá siempre forma de un oscuro y húmedo agujero y lo único que podríamos cambiar en todo esto sería el estilo de las lápidas que sobreponemos y que en muchas ocasiones no pretenden ser más que fantasmales alardes de incomprensible vana gloria.

 

 Pero las sepulturas a las que me quiero referir en estas líneas no son aquellas que se encuentran bajo tierra sino a las que están situadas en las paredes de los cementerios, al lado, encima o debajo unas de otras, así adosadas, a modo de siniestros cajetines dispuestos en la recepción de un hotel en donde vamos a pasar el resto de nuestras vidas, perdón, de nuestras muertes; a los nichos, claro está.

 

Pues bien, un empresario con un curiosísimo sentido del más allá y también del más postrero acá, ha inventado unas lámparas solares que tienen como curiosa finalidad iluminar a estos cajoncitos y quién sabe si también a sus eternos huéspedes. Una luz, dice el anuncio, que ilumina el recuerdo de nuestros seres queridos, por la noche obviamente y que se recarga durante el día con la luz solar. La verdad, todo un detalle el de este inventor con, ya digo, un muy particular concepto de cómo se vive, o por mejor decir, de cómo se muere en los cementerios.

 

 Y puestos a analizar las características de semejante invento, si la luz está pensada para iluminar durante la noche, este alucinante  objetivo solo se explica de dos maneras; que los familiares, cuando vayan a visitar al huésped encuentren el nicho más fácilmente o bien que el residente perpetuo encuentre la salida con más facilidad también a la hora de darse un paseo y pueda regresar de igual manera a la habitación de sus sueños eternos.

 

Sin embargo y dada la nula probabilidad de que ambos casos puedan suceder, ya que los cementerios por las noches están cerrados y los muertos a esas horas suelen dormir a pierna suelta, no creo que este invento tenga demasiado éxito. Lo que no dice el anuncio es si estas luces podrían ser instaladas también en el interior de los nichos para que así los huéspedes eternos puedan sentirse menos solos, eso sí, sentirse solamente, porque solos, lo que se dice solos, no es precisamente como están. 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress