Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 7 noviembre 2016

Libertad de pensamiento y pública opinión

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

La libertad de pensamiento y pública opinión es la quinta esencia y por lo tanto lo más sagrado en democracia. Digamos, es como el rectángulo de juego. Es en ese espacio donde todos podemos y debemos jugar a este fundamental deporte que es la convivencia porque la voz de una sociedad es la de todos sus ciudadanos, no solamente de unos cuantos, sean muchos o sean pocos. En esto parece que hoy afortunadamente no nos caben dudas a casi ninguno.

 

 Una vez establecido el terreno de juego, hemos de saber ante todo cuál es el deporte que debemos practicar, acatar las normas y las reglas establecidas de antemano y penalizar sobre todo dos situaciones, los fueras de juego y la práctica del juego sucio. Luego vendrán los distintos niveles de juego y las tácticas a desarrollar, pues como en todos los deportes existen las categorías a la hora de practicarlo y puede ser que asistamos a un bello espectáculo o a una verdadera castaña de partido y es que no todos estamos capacitados ni preparados para jugar al mismo nivel, pero eso es algo común en todas las facetas de la vida. Pero lo que es preceptivo para jugar a cualquier deporte es tener al menos unas nociones sobre su práctica y sobre su reglamento y el respeto al contrario.

 

 Y llegados a este punto me da que no todo el mundo pone demasiado interés en saber de qué va este deporte. Hago referencia a esas personas que estando en el rectángulo de juego democrático aprovechan las ocasiones para lanzar patadas ideológicas y dialécticas en cuanto le ponen una alcachofa delante, haciendo oídos sordos a las indicaciones del árbitro que en este caso no es un señor con un silbato sino la misma conciencia intelectual y moral.

 

En cualquier deporte no todo vale. La libertad para opinar, para expresarse públicamente acarrea libertad para decir, para denunciar, para agradecer, para colaborar, para dialogar, pero ante todo y sobre todo para plasmar la verdad. La grandeza de este deporte, su continuidad en el tiempo tiene mucho que ver con el juego limpio. La libertad de pensamiento y pública opinión nos da la posibilidad de decir la verdad…o la ocasión para negarla o retorcerla a nuestra sola conveniencia.

 

Entonces estaremos practicando otra cosa a la que no podemos llamar ni convivencia, ni política, ni deporte, sino un interesado abuso de esa misma libertad de expresión que tan justamente exigimos y a la que tan justamente  apelamos.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress