Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 8 noviembre 2016

Una cárcel muy casera

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

Cuentan las crónicas el día en que un hombre de mediana edad se presentó en la recepción de un hotel y pidió una habitación para quedarse en él una temporada. El recepcionista viendo que el recién llegado iba a permanecer un tiempo prolongado en el establecimiento quiso acoger al cliente de manera muy cordial, más bien familiar y le comentó, mire señor, le aseguro que en este hotel va a estar usted como en su casa. Pues dicho… y hecho…al cliente todavía lo están buscando. Y es que el recién llegado era un huido del “confort hogareño”. El recepcionista no lo sabía, claro está y quizá no tendría que haberse comportado de manera tan amable ni haber sido tan explícito, pero todos sabemos que en los hoteles los recepcionistas son siempre muy atentos porque forma parte de su trabajo. Es lo suyo,  lo normal es que cuando una persona está a gusto en un determinado sitio diga que se encuentra como en casa; cómodo, relajado y recogido. Bien pues como en todas las reglas de este mundo nos encontramos con la excepción. Nuestro hombre del hotel fue una de ellas…pero no la única. La que les cuento ahora tiene más retranca.

 

Resulta que un ciudadano de por ahí fuera, tenía la fea costumbre de realizar vertidos tóxicos de poca monta con bastante frecuencia, en principio no sabemos cómo ni por qué. La policía harta de llamarle la atención lo detuvo y el juez le impuso un breve arresto domiciliario. Pero el tozudo ciudadano de nuestra historia volvió a hacer lo que solía; como la cosa no era para pasar a mayores se le volvió a imponer otro arresto domiciliario más prolongado. El hombre volvió a hacer la fechoría una vez más. La policía extrañada, le preguntó por un comportamiento que podría llevarle a prisión y el pobre hombre confesó la razón; pues por eso reincido, dijo, para que me lleven a la cárcel, porque no aguanto más en mi casa.

 

No sabemos en qué cantidad estaría la tasa de vertidos que tendría que derramar para ir al trullo pero nuestro hombre la iba subiendo sabedor de que algún día le vendría la tan ansiada liberación. Y es que todo tiene una explicación en esta vida. La del que nos ocupa la encontramos en su cónyuge, una señora demasiado intensa o quizá demasiado astuta que deseaba mantener a su marido algo alejado una temporada. No sabemos, pues, quién tuvo la idea de realizar el primer vertido, si la esposa para que el marido delinquiera y así quitárselo de encima, o el marido que con estos actos buscaba estancia en un hotel tan particular. En cualquier caso ambos se equivocaron porque mira tú por dónde al ir por lana, salieron trasquilados y con el marido enclaustrado en casa. Y es que la compañera de “celda doméstica” no hacía más que reprocharle la falta de actividad  para hacer recados por eso de que el “hombre en la cocina es para la mujer calentura continua”, pero si pocos mandados hacía antes menos podía hacer ahora, no cabía otra pues estaba en arresto domiciliario y el pobre hombre no podía abandonar  la vivienda. En fin, un modelo de convivencia mixta casero carcelaria y el hombre mientras tanto, deseando salir de su casa para ir a la cárcel a ganar la libertad.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress