Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 11 noviembre 2016

Silencios, mejor palabras

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

“Prefiero ser dueño de mis silencios que esclavo de mis palabras”. El autor de esta frase fue sin duda un hombre cauto. La prudencia, como sabio freno de la expresión ignorante, impertinente, ofensiva o a destiempo. El silencio como respuesta delicada, sobria, prudente y en muchos momentos, inteligente y expresiva; entre personas que se aman frente a frente, diálogo profundo. Cuando esto ocurre el hombre que calla experimenta la sensación de haber sido dueño de esta negación a sí mismo.

 

Silencio exterior, silencio agradecido, silencio liberador, silencio lleno. Pero también el silencio puede ser consecuencia de la ignorancia, del desencuentro entre seres amados, de temor, de huida, de interesada conveniencia e indiferencia ante un hecho que nos pregunta. Es entonces cuando notamos que obramos presos por la cobardía, la pereza o el cálculo y la sensación se torna esclavitud cuando callamos. Silencio interior, silencio acusador, silencio vacío.

 

            Con las palabras la experiencia es más compleja. Ser dueño de las palabras es más difícil y arriesgado que serlo de los silencios, porque las palabras son las que acusan o absuelven, las que comprometen, las que marcan y sentencian definitivamente. El silencio puede ser provisional y cambiante, serio y difícil compromiso de vida en los monasterios, también definitivo en los cementerios.

 

La palabra es expresión de pareceres, aproximación y escuela del saber, definición, comunicación, liberación, sabiduría y escándalo, equidad, equivocación y exceso. La palabra es valentía y decisión, oración y promesa, poesía y desgarro, rúbrica y firma. La palabra es el presente, el silencio es…

 

La palabra y el silencio límites mutuos. Prefiero de las personas las palabras al silencio, quizá porque  expresamos, cuando hablamos con sentido, lo que la vida en silencio nos ha ido dando.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress